La compañía de danza ASYC explora la transversalidad y la esencia del ser humano

 

En 1991, la bailarina y coreógrafa Alicia Sánchez fundó la compañía de danza contemporánea ASYC (Alicia Sánchez y Compañía) / El Teatro de Movimiento, tras haber ganado el premio de danza INBA-UAM con su pieza Te encuentro a faltar, obra inspirada en una novela del escritor Milan Kundera.

A partir de ese momento, Sánchez comenzó a desarrollar proyectos escénicos que integran distintas disciplinas artísticas, la ciencia y la tecnología con el objetivo de abordar la transversalidad y la esencia del ser.

“Mi compañía no se puede definir como una compañía de danza pura, sí desde el cuerpo, pero pasamos por muchas líneas de trabajo desde tecnológicas, la poética, la escritura, la teatralidad que se fusiona con otros medios, otros lenguajes. Nuestra perspectiva va hacia la esencia del ser, más allá de lo configurado como ideas, de lo más pragmatista y cuestionando la moral”, menciona la directora.

Explica que su interés por conjuntar diversos lenguajes y disciplinas se debe a que creció en un ambiente familiar donde el arte, las ciencias exactas y humanas convivían. Una de las constantes en las obras de la compañía, agrega, es abordar la esencia humana y la moral: “Casi todas mis obras se basan en novelas o relatos, mi trabajo está marcado por una corriente filosófica, no tenemos temas, hablamos de la esencia del hombre”.

Entre las puestas escénicas más representativas de la compañía se encuentran TR3S, la cual se inspira en Esperando a Godot, de Samuel Beckett; Llenando el vacío que, en palabras de la entrevistada, “es una obra divertida sobre un personaje vacío” y Último piso. Loft, cuyo eje central es el pensamiento posthumano.

Asimismo, INSITU, que es una obra que aborda la parte moral y la manera en la que se concibe al mundo y al otro; y Saga, una propuesta dirigida al público infantil, donde se muestra la interacción humano-robot.

Antes de la contingencia sanitaria, la compañía presentaba la obra Paragramas de instantes vividos, una intervención en los espacios íntimos como casas y departamentos; sin embargo, han trasladado esta pieza al ámbito digital.

“No sólo yo, sino muchas compañías encontramos un medio de salida que seguirá manteniéndose porque esto nos dio a entender que hay otras formas de tener contacto con el espectador desde otro lugar que no es lo presencial, sino lo virtual o la hibridación de éstos”.

En este sentido, agrega que a las artes escénicas la contingencia ha dejado “cosas buenas como crear nuevas formas de comunicación para desarrollar un contacto con la gente y desarrollar nuevas tecnologías escénicas y poéticas; malas, el perder lo proxémico, lo presencial con el público”.

Respecto a sus nuevos proyectos, expone que se encuentra la obra A la distancia, la cual trata la historia de los migrantes de Bolivia y de Baja California, así como un proyecto de videocartas.

De acuerdo con los semáforos sanitarios y con apego a las medidas para el cuidado de la salud dispuestos por las autoridades, la compañía ha vuelto a los escenarios.

La compañía ASYC/El Teatro de Movimiento, a lo largo de su trayectoria, ha creado más de 100 obras escénicas, las cuales han presentado en distintos espacios nacionales e internacionales y además cuentan con la participación de varios colaboradores multidisciplinarios.

Para conocer más acerca del trabajo de la compañía, consulte las redes sociales, Facebook: ASYC / El Teatro de Movimiento.

Fuente: Secretaría de Cultura Federal