Categorías
Sin categoría

Un sueño, encarnar a Julieta: Ana Elisa Mena, primera bailarina de la Compañía Nacional de Danza

La música de Serguéi Prokófiev, interpretada por la Orquesta del Teatro de Bellas Artes (OTBA), bajo la batuta de Jonás Alber, en la versión coreográfica del sudafricano John Cranko, e interpretada por los integrantes de la Compañía Nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), se presentará en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes en su 85 aniversario. 

Para Ana Elisa Mena, primera bailarina de la CND, quien con el bailarín cubano Alejandro Hidalgo conforma la pareja de protagonistas del ballet trágico Romeo y Julieta, interpretar a Julieta es un sueño que tenía pendiente, por lo que espera feliz el día del estreno.

La bailarina, quien ingresó a la CND en 2010 y cuatro años más tarde obtuvo el título de primera bailarina, señaló que “es una gran responsabilidad inaugurar la temporada con un ballet que hace más de una década no se presenta y aunque los ensayos son muy arduos, todo debe verse muy natural”, comentó.

Ante una obra coreográfica demandante, que implica apropiarse del personaje de forma que se evite sobreactuar y que se perciba lo más natural posible, la bailarina necesita que el personaje de Julieta proyecte la inocencia de una niña de 14 años, lo que implica, dijo, un proceso complejo.

Respecto a su pareja artística, el bailarín Alejandro Hidalgo, comentó que es nuevo en la CND y nunca había cruzado palabra con él, sin embargo, en algún momento en que estaba solo pudieron comenzar a ensayar las rutinas.

“Cuando empezó a cargarme dije: este muchacho lo hace muy bien”; incluso, a la repositora inglesa Jane Bourne, especialista en las piezas de Cranko, le gustó la pareja que hicimos.

“Pasaban los ensayos y la química se dio muy bien. Físicamente él es Romeo, así me lo imagino, estoy fascinada con Alejandro”, dijo Ana Elisa, quien comenzó sus estudios de ballet a la edad de tres años en el sistema de la Royal Academy of Dance.

Consideró importante la afinidad entre la pareja artística, ya que la gente llega con una expectativa y hay que darle gusto, sobre todo en una obra tan conocida como la trágica historia de amor de Romeo y Julieta.

“Si no te llevas bien con tu pareja hay que sacar las dotes histriónicas y a veces no es tan fácil, ni resulta creíble”, apuntó la primera bailarina, quien ha protagonizado ballets como El lago de los cisnesGiselleLa CenicientaLa sílfide y el escocésCoppéliaCarmen El Cascanueces, entre otros.

Al referirse a la parte técnica, explicó que las “cargadas” son muy complicadas, ya que hay muchas cosas fuera de eje, por lo que es una asociación difícil. “Los dos tenemos que estar muy conectados y siguiendo la música para ir bien coordinados”.

Ana Elisa, originaria de Coahuila, quien compartió su emoción y desea que toda su familia del norte venga a verla, invitó al público a que asista a una de las 10 funciones de la temporada, que está programada del 20 de octubre al 10 de noviembre, ya que será una puesta en escena fabulosa en la que se contará con diseño de escenografía y vestuario de Elizabeth Dalton.

Fuente: INBAL

Categorías
Sin categoría

Celebran al Palacio de Bellas Artes, al Ballet de Amalia Hernández y a Carlos Chávez con auténtica fiesta de música, danza y canto

Las expresiones artísticas y culturales del país se conjuntaron en el Palacio de Bellas Artes para celebrar una auténtica fiesta mexicana que logró conmover hasta los cimientos del inmueble y al numeroso público que se dio cita en el recinto del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura. 

Música, danza y el canto mexicanos tuvieron un gran encuentro para celebrar el 85 aniversario del Palacio de Bellas Artes, los 60 años de presentaciones ininterrumpidas del Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández en este recinto, y los 120 años del nacimiento del compositor mexicano Carlos Chávez, el pasado once de octubre en la Sala Principal donde los asistentes admiraron a más de 150 artistas en el escenario.

El concierto número 24 de la Temporada de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) fue el marco para el potente y vistoso colorido desplegado en el escenario por la Compañía Nacional de Danza (CND), el Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández (BFM), el Centro de Producción de Danza Contemporánea (Ceprodac) y el Ensamble Coral Cuicatl, agrupaciones todas ellas cobijadas por la Secretaría de Cultura federal a través del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, motor de este proyecto que despertó azoradas exclamaciones del público.

La fiesta inició con el estreno mundial de la versión completa del ballet Pirámide, obra que el compositor Carlos Chávez plasmó en una partitura y dedicó a Amalia Hernández en 1968. Escrita en cuatro movimiento (Caos, Los dioses, Los elementos y Los hombres), el primero fue una grabación sonora de tintes contemporáneos; el segundo, un canto coral con reminiscencias prehispánicas (con Rodrigo Cadet y Rufino Montero en la dirección) y los dos siguientes una intrépida interpretación de la OSN que trajo al escenario el sonido de instrumentos aztecas, como las flautas, el teponaztle y tambores.

Ceremonia ritual, fiesta del espíritu, la celebración dio paso a una serie de sones de Michoacán y de la época de la Revolución que fueron ejecutadas naturalmente por la OSN con su director artístico, Carlos Miguel Prieto, al frente, y por diestros y elásticos bailarines del Ballet de Amalia Hernández, de la Compañía Nacional de Danza y del Ceprodac. Música y danza característicos de las diferentes regiones del país hicieron que el público no dejara de aplaudir y emitir gritos festivos para acompañar cada nota y cada paso en el escenario.

Si hasta ese momento la celebración había mantenido incluso de pie al público, con el Danzón núm. 2 de Arturo Márquez la OSN llevó a los asistentes a un punto climático con claras expresiones de fascinación: en el escenario, más de veinte parejas de bailarines, ataviados con trajes típicos de la costa del Pacífico mexicano, plasmaron un cuadro fantástico pocas veces visto, aderezado por el porte y la gallardía de los bailarines y la belleza y gracia de las bailarinas.

Sin reponerse aún de ese momento de ensueño, vinieron después las notas del segundo himno nacional: el Huapango de Pablo Moncayo, acompañado de una coreografía que hizo un emocionante repaso de los más famosos bailes y danzas regionales del país, en un frenético desfile de concheros, moros, polkas, huapangos, jaranas, viejitos michoacanos, el venado sonorense y sin faltar mariachis y rumberos.

Carlos Miguel Prieto, director artístico de la OSN, y Salvador López, director general del Ballet Folklórico de México, tomaron la palabra en un breve respiro del concierto para unirse al público en los aplausos y en agradecimientos a la Secretaría de Cultura y al INBAL y sus compañías de danza. Coincidieron que cuando se unen esfuerzos artísticos los resultados son sorprendentes, por lo que hicieron votos por continuar este tipo de colaboraciones.

Y la fiesta continuó entonces. El gran final fue la interpretación del danzón Nereidas a cargo de la OSN y las compañías de danza clásica, folclórica y contemporánea participantes, de tal forma que hasta Carlos Miguel Prieto dejó la batuta a un lado y bailó el danzón con la violoncellista para cerrar el festejo con una serie de sones de mariachi.

De esta forma, la música, la danza y el canto, las máximas expresiones del arte y la cultura mexicanas tendieron lazos y compartieron la celebración de aniversario de su recinto sede: el Palacio de Bellas Artes, el Ballet de Amalia Hernández y el gran promotor cultural que fue Carlos Chávez, primer director general del INBAL.

Fuente: INBAL

Categorías
Sin categoría

Estudiantes de escuelas profesionales del INBAL celebrarán el 85 aniversario del PBA

La versatilidad, entusiasmo y compromiso de las nuevas generaciones formadas en artes, también se une a la celebración del Palacio de Bellas Artes que este 29 de septiembre cumplió su 85 aniversario. 

Así la comunidad estudiantil del Conservatorio Nacional de Música y de las escuelas nacionales de Arte Teatral, de Danza Folklórica y de Danza Nellie y Gloria Campobello del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura expusieron su talento artístico en el vestíbulo del recinto el pasado domingo.

El programa contempló la participación de estudiantes de la licenciatura en Educación dancística, con orientación en danza folclórica de la Escuela Nacional de Danza Nellie y Gloria Campobello, participaron con la Danza de paloteros de Yuriria, Guanajuato, bajo la dirección de la profesora Yuritzki Alcalá Escárzaga, y la Danza de los guerreros del pueblo kikapú de Coahuila, dirigida por María del Carmen Ochoa Lorenzo.

El nombre de la primera pieza se debe al elemento básico de sus participantes: un palo hecho de uña de gato. La Danza de paloteros es común en los municipios de Yuriria y Uriangato, pues se asegura que era parte del ritual de preparación de la población tarasca para defender su territorio ante las incursiones chichimecas.

Hablar de la Danza de los guerreros del pueblo kikapú, de la Sierra de Múzquiz, remonta a más de 200 años de tradición. En esta representación, los guerreros llaman a las mujeres con cantos, lanzan al aire sus mensajes de amor y agradecen la llegada del verano y la temporada de lluvias.

Alternando entre una y otras presentación, correspondió a las alumnas y los alumnos de la Escuela Nacional de Arte Teatral escenificar una parte de Romeo y Julieta de William Shakespeare: el encuentro entre los protagonistas y el combate entre Mercutio y Teobaldo, en un duelo de espadas, serán muestra de la formación que reciben los alumnos de esta institución educativa del INBAL que se refuerza con el taller de esgrima. La dirección de escena es de Cristian David, y la del combate, de Gabriel Cruz.

 De Janitzio al Danzón núm. 2

Dentro de las celebraciones por el 85 aniversario del Palacio de Bellas Artes se cuenta con la presencia del Conservatorio Nacional de Música (CNM) representada por dos de sus agrupaciones: el Ensamble Vocal Cantera, a las 13:30, y la Orquesta Sinfónica, a las 14:30 horas.

El repertorio del Ensamble Vocal Cantera, fundado en 1990 por su actual director Francisco Zúñiga Olmos, cuenta con música polifónica renacentista, barroca, clásica, romántica e impresionista, así como académica, popular y folclórica. Con el propósito de despertar el interés de los asistentes por la música, los estudiantes interpretarán Chamaquita de mi vida y Como un sueño de Francisco Zúñiga, y Janitzio de María Teresa Lara, con arreglo del propio Zúñiga.

Para subir de tono al festejo y poner el sabor del México de los años cincuenta, la Orquesta Sinfónica del CNM, dirigida por el maestro Germán Tort e integrada por estudiantes que acreditan su formación filarmónica mediante conciertos y actividades inherentes a la agrupación, interpretará el Danzón núm. 2 de Arturo Márquez, así como fragmentos de las óperas Nabucco y La traviata de Giuseppe Verdi, con la participación del Coro Solistas Ensamble del CNM.

La influencia de Francia en México tiene su antecedente con la llegada de Maximiliano de Habsburgo y Carlota. La Escuela Nacional de Danza Folklórica rememorará con la Danza de cuadrillas y comparsas de Chimalhuacán, bajo la dirección del profesorJosé Luis Salinas Castrejón, piezas musicales que tienen su antecedente en los bailes franceses medievales de la burguesía militar de finales del siglo XIX. La actividad se llevará a cabo a las 14:00 horas.

Con ésta presentación, las y los estudiantes de nivel profesional del INBAL mostraron los alcances de su formación académica y artística gracias a la orientación de sus docentes, en un homenaje al Palacio de Bellas Artes, máximo recinto cultural del país.

Fuente: INBA

Categorías
Sin categoría

Alumnos de Escuelas de Iniciación Artística celebran su graduación con espectáculo multidisciplinario

Con vestidos largos, flores, sonrisas y la satisfacción reflejada en el rostro, alumnos de las cuatro Escuelas de Iniciación Artística del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) celebraron su ceremonia de graduación en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes en compañía de sus familiares. 

La ceremonia presidida por la Dra. Lucina Jiménez, Directora General del INBAL, contó con la presencia del primer actor Ernesto Gómez Cruz, como padrino de la Generación 2016-2019; la Subdirectora General de Educación e Investigación Artísticas del INBAL, Claudia del Pilar Ortega, así como de los directores de los cuatro planteles: Elizabeth Venegas González, encargada del despacho de la escuela núm. 1; Manuel Márquez Novia, plantel núm. 2; Graciela Ferreiro Robles, plantel núm. 3 y Martha Gómez Barrientos, escuela núm. 4.

Un total de 483 jóvenes egresaron de los cuatro planteles y 170 de ellos participaron en el espectáculo multidisciplinario Entre líneas, tu nombre. Mayombe-bombe-mayombé, basado en los poemas Alta traición de José Emilio Pacheco, y ¡Mayombe-bombe-mayombé! de Nicolás Guillén. “Es una reflexión en torno a la mexicanidad y las esencias del México contemporáneo, como lo vivimos, visibilizamos, transformamos y transitamos”, mencionó el maestro Manuel Márquez, director artístico.

En el espectáculo participaron alumnos de las cuatro áreas de las Escuelas de Iniciación Artística (EIA) que cuentan con tres categorías: infantil, que va de los 8 a los 12 años; juvenil, de los 13 a los 18, y adulta, de los 18 en adelante.

“Tratamos de tener una cercanía con el trabajo final de los estudiantes a través de un proyecto escénico que refleje lo que ha sido el trabajo en aulas, para que se conozca la existencia de nuestras escuelas dentro de la formación y oferta que hace el INBAL, y que los estudiantes tengan un reconocimiento a su trabajo y esfuerzo”.

La Directora General del INBAL entregó a los alumnos su constancia de egreso y dio la bienvenida al maestro Gómez Cruz y a los directores, así como a la planta docente, con quienes los alumnos compartieron complicidad, alegrías, retos y esperanzas.

“Hoy es un día lleno de emoción, se cumple un ciclo en la formación de quienes decidieron explorar el teatro, la danza, la música y las artes visuales como espacio de aprendizaje, de expresión y de comunicación”.

Las Escuelas de Iniciación Artística (EIA) constituyen dentro del INBAL un espacio fundamental para la formación de niños, jóvenes y adultos; muchas personas encuentran ahí su vocación, otras más integran el arte en su vida cotidiana, como ese derecho que todos debemos ejercer, subrayó la Directora General.

 “Las EIA son ese nido donde es posible germinar sueños. El arte es un campo que genera conocimiento y posibilidades de autotransformación, nos motiva a caminar con los demás haciendo uso de nuestras mejores herramientas para lograr que la humanidad se asuma más humana, más ética, más comprometida, más alegre y, por qué no, más feliz”.

 Lucina Jiménez afirmó que el INBAL trabaja con los gobiernos de los estados para dar vida a una Red Nacional de Educación e Investigación Artísticas en la que se reúnan los esfuerzos que se hacen en el país para ampliar el universo educativo y de exploración del campo de las artes.

En este camino, dijo a los jóvenes, han descubierto sus propias potencialidades, sus límites y las herramientas para romper esos límites. “Hoy tienen el privilegio de tener como padrino de generación a un gran maestro, Ernesto Gómez Cruz, con una gran trayectoria y egresado de una escuela del INBAL. Ha habitado los escenarios con gran dignidad, recibido una Diosa de Plata, Ariel de Oro y muchas otras distinciones. Su paso por el cine y el teatro ha dejado huella”, señaló Lucina Jiménez.

Asimismo, agradeció a los maestros que en su propio estilo y especialidad compartieron con los estudiantes los recursos del arte, y más allá de las técnicas y los lenguajes, compartieron una postura ante el mundo. “Agradezco a quienes han dedicado su vida a la docencia en artes, porque ese camino es complejo y requiere mucha pasión y entrega”.

Por último, deseó el mejor de los caminos a los egresados, a quienes les pidió realizar con pasión lo que elijan hacer en su vida y guarden en la memoria un espacio para el tiempo que compartieron en la Escuela de Iniciación Artística. “El Palacio de Bellas Artes les abraza y les dice, no adiós, sino hasta pronto. Ésta es y será su casa”.

Durante su intervención, Ernesto Gómez Cruz expresó que era un orgullo ser padrino de los jóvenes egresados y estar en este escenario, “donde gente con sueños y talento como ustedes ha presentado muchos espectáculos. Este espacio me trae hermosos recuerdos de mis primeros pasos en el mundo artístico, yo también soy egresado del INBAL”, afirmó.

Luego de felicitarlos por la culminación de esta etapa, añadió que inicia otro ciclo en el que deberán empeñarse para cumplir sus sueños. “Las personas que están aquí hoy no son las mismas que iniciaron hace tres años, este proceso los ha hecho personas críticas, sensibles y conscientes de su entorno”.

Finalmente, los representantes de cada escuela señalaron que estas instituciones fueron la puerta hacia el arte, y agradecieron a los profesores sus enseñanzas y el apoyo de sus compañeros. Fuente: INBAL