Categorías
Sin categoría

Gobierno de Guerrero presentó el espectáculo «Matices» en el Cervantino

Con el apoyo del Gobierno del Estado y el respaldo de su Gobernador, Héctor Astudillo Flores, la Orquesta Filarmónica de Acapulco (OFA) que dirige el Maestro Eduardo Álvarez, regresó esta semana a la ciudad de Guanajuato para ofrecer su segundo concierto especial en el 47 Festival Internacional Cervantino. 

Junto a Los Hermanos Tavira y la Compañía de Danza Contemporánea de Acapulco, dirigida por el Maestro Serafín Aponte, la OFA presentó en el Auditorio del Estado, el espectáculo multidisciplinario «Matices», que, al igual que el eje temático de este importante festival cultural, aborda el tema de las Migraciones.

Bajo la Dirección de Maestro Eduardo Álvarez y ante una asistencia de más de 800 personas, la OFA abrió el programa interpretando «Por Los Caminos del Sur» un tema compuesto por José Agustín Ramírez, considerado el himno no oficial de Guerrero y que ha engalanado las presentaciones de la Filarmónica de Acapulco en el Cervantino.

En su primera intervención, Los Hermanos Tavira interpretaron los sones de tarima «El Gusto Federal» y «La Pichacua» donde mostraron a los guanajuatenses, el folklore de la Tierra Caliente de Guerrero, con los ritmos de tamborita, el baile zapateado en tarima, la vestimenta típica del municipio de San Miguel Totolapan que usan hombres y mujeres para sus fiestas de pueblo, con ropa de manta, vestidos bordados y rebozos tejidos a mano, además de los característicos huaraches y sombreros calentanos.

En un ensamble Multidisciplinario entre la Orquesta Filarmónica de Acapulco, el Grupo Musical Los Hermanos Tavira y la Compañía de Danza Contemporánea de Acapulco, se presentó el espectáculo «Matices», una propuesta musical con arreglos de orquestación realizados por Cuauhtémoc Tavira que aborda el tema de la migración y muestra la armonización de una obra donde la intensidad de los sonidos combinados con la danza contemporánea y el baile tradicional, llenan de dramatismo el escenario al ser ejecutados de manera enérgica y profesional, por 14 bailarines.

«Sublime», «Camino a Mi Tierra», «Aires de Tierra Caliente», «Delirio Calentano» y «El Otro Lado de la Luna» fueron los temas interpretados en «Matices» para narrar a través de la música y la danza, el impacto emocional del fenómeno de la migración, la nostalgia de dejar un pueblo, de ver su transformación y la añoranza de lo que se deja atrás.

En un gran cierre del programa, la Filarmónica de Acapulco, Los Hermanos Tavira y la Compañía de Danza interpretaron y bailaron «Apasionado Danzón», «Pueblo Nuevo» y «La Tortolita», recibiendo una gran ovación de los asistentes, entre ellos turistas nacionales y extranjeros que se han dado cita en este Festival considerado una de las fiestas culturales más grandes e importantes de América Latina.

Fuente: Secretaría de Cultura Guerrero

Categorías
Sin categoría

Bailan por un mundo sin discriminación

ClaudiaRuiz/ArchivofotoFIC2019

En el 47 Festival Internacional Cervantino, ILL-Abilities™ Crew presentó su espectáculo Dis-Connect, donde hacen alusión a las conexiones con otras personas, con la empatía y la superación de los límites. Un espectáculo de break dance para decirnos “no hay excusas”. 

La presentación se llevó acabo en el Teatro Principal con la asistencia de integrantes del Instituto Guanajuatense para Personas con Discapacidad, como una actividad más del programa Cervantino para Todos, el cual beneficia a personas de escasos recursos económicos.

Con una tenue iluminación que resaltaba la fortaleza y belleza de los movimientos, una mesa y un tornamesa para musicalizar el espectáculo, los siete integrantes de la agrupación iniciaron la segunda y última presentación en la edición 47 del Festival Internacional Cervantino, FIC.

El espectáculo comenzó con Luca Patuelli, líder y fundador del crew, quien hizo gala de su capacidad dancística y expresiva en la que el break dance es su motor. Después, los artistas del baile urbano contaron su historia a través de la música y la danza. A través de una proyección un bailarín comparte su experiencia como persona con discapacidad, después de un accidente nada fue lo mismo, relata cómo su cuerpo se fue adaptando a la nueva realidad y la fortuna de haber encontrado en la música y el baile un medio de expresión. En ILL-Abilities™ Crew, seis de los bailarines tiene discapacidad de nacimiento.

Dos de los integrantes usan muletas, extensiones de su cuerpo que se expanden por el escenario haciendo lo imposible en dos piernas.

Tras sus participaciones individuales, todos se colocan en medio del escenario y las luces juegan un papel importante para dar su mensaje de lucha por la inclusión a través del baile y los llamados comandos, es decir, pequeñas coreografías.

“Estamos muy agradecidos con el Festival Cervantino, con México, es uno de los festivales más bonitos que hemos visitado. Queremos decir que nada es imposible que no hay excusa para hacer lo que se quiere”, mencionó Lucca “Lazylegz”, Patuelli, líder de la agrupación.

Los integrantes suelen participar en eventos compitiendo con bailarines convencionales y han llegado a etapas finales a pesar de que han sido discriminados por sus oponentes.

Son originarios de Brasil, Corea del Sur, Chile, Canadá, Holanda y Estados Unidos durante el Festival Internacional Cervantino, se presentaron por primera vez en el año todos juntos.

“Todos tememos cuerpos diferentes y mostrar el talento arriba del escenario es difícil y más debido a nuestras dificultades físicas, hacer una corografía donde todos nos veamos casi igual es muy complicado, pero nada es imposible”, comentó Sergio Miranda, integrante originario de Chile.

ILL-Abilities fue fundado en el 2007, por Luca Patuelli, quien además es un promotor de la inclusividad, también es fundador del proyecto RAD, programa de danza urbana que ofrece oportunidad a las personas de todas las edades y capacidades para hacer de la danza un lugar accesible.

El grupo que comenzó de forma independiente y sin ningún apoyo Coinciden en que el grupo inició ningún tipo de apoyo gubernamental y actualmente son invitados por embajadas de varios países para presentar su espectáculo.

El crew participa en competencias convencionales, bailan en la calle, practican ocasionalmente en algún estudio y ofrecen demostraciones frente a público numeroso como el del Teatro Cervantes, donde se presentaron los pasados 16 y 17 de octubre dentro de las actividades del 47 FIC.

Fuente: Festival Internacional Cervantino

Categorías
Sin categoría

Danza Clásica, Contemporánea y Tradicional presentes en Guanajuato

Considerada una de las primeras manifestaciones artísticas en la historia, la danza continúa siendo un instrumento que permite expresar emociones y sentimientos a través del cuerpo, es por ello que su presencia en el FIC es indispensable y en esta edición disfrutaremos de espectáculos del 5° arte de Canadá, España, Taiwán y México. 

Como propuesta de danza clásica y como parte de la temporada de su 80 aniversario, llega desde Canadá la Royal Winnipeg Ballet con Going Home Star, una pieza que mezcla la música y el baile mientras relata la historia de Annie, una joven aborigen que aprende de los conflictos que existieron entre las naciones nativas y quienes llegaron a asentarse; esta obra surge de la política del gobierno canadiense de reconciliación con los pueblos originarios.

Dancers of Damelahamid es una compañía de danza indígena de la costa noroeste de Columbia Británica que describirá el acto de recobrar el camino y el entendimiento con el espectáculo Mînowin, en el que integran narración, movimiento, canto, actuación y diseño multimedia.

En el contexto del eje temático de este año, la danza abordará también la migración, y con Ciudad Interior, compañía creada por Alejandro Chávez, pondrá a reflexionar al espectador sobre este tema desde una perspectiva artística, a través del espectáculo Éxodo nocturno (El no lugar). Por su parte, la Compañía de Danza Contemporánea de Acapulco dirigida por Serafín Aponte Nájera presentará el espectáculo Matices, en el que participarán la Orquesta Filarmónica de Acapulco y los Hermanos Tavira con la finalidad de fusionar música calentana, danza contemporánea y música orquestal, para crear un discurso también sobre este tópico.

Desde España llegará a Guanajuato, la danza contemporánea de Ensamble Le Tendré Amour, quienes a través de Seasons entrelazarán danza, circo y música barroca, para recrear las estaciones del año y el ciclo vital del hombre, bajo una escenificación artística que emula obras del famoso pintor Pieter Brueghel.

 Otro de los temas que serán visibles durante el Cervantino es la interacción de la tecnología con el arte. Kuka es un robot que imita las emociones humanas y tiene la capacidad de bailar con varias personas en el escenario; fue mandado a programar en 2010 y creado a la imagen y semejanza del bailarín Huang Yi, quien deseaba liberar los sentimientos de su infancia a través de aquél.

 Con ILL-Abilities™ Crew, ocho bailarines de breakdance con discapacidad nos enseñan que ser diferentes es una fortaleza y que el baile puede ser liberador y nos ayuda a mostrar nuestra esencia; esta agrupación se presentará por primera vez en nuestro país en el Cervantino con el espectáculo Dis-Connect.

 Con la presencia de Peggy Baker, ícono de la danza contemporánea canadiense, los músicos de Arcade Fire, Sarah Neufeld y Jeremy Gara, junto a un grupo de bailarines mostrarán un espectáculo escénico multimedia que explora quiénes somos en la oscuridad, con Who We Are in the Dark.

La danza tradicional tendrá su espacio con la presencia del Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández, el cual se ha convertido en el embajador cultural de nuestro país y nos transportará a diversas regiones de la república mexicana con: la Danza del venado, baile representativo del pueblo yaqui; danzas de Veracruz como La rama; de Jalisco el famoso Jarabe tapatío y, además, con bailes de danzón.

 Por su parte, el Ballet Folklórico de la Universidad de Guanajuato deleitará con Las Fiestas en México, una herencia cultural, donde refleja el mestizaje que ha conformado nuestra identidad. Además, Patricia Linares Compañía de Baile Flamenco, mostrará un espectáculo escénico lleno de simbolismos que aborda diversas vivencias en un mundo subjetivo, con su espectáculo Luz en la Piedra.

Y no podía faltar la presencia de la bailaora y coreógrafa española Sara Baras que viene al Cervantino para celebrar una trayectoria artística de 20 años con Sombras, una producción que parece tratarse de una carta de amor dirigida a su madre y su abuela, y por supuesto, a su otro afecto eterno, el flamenco.

Fuente: Festival Internacional Cervantino

Categorías
Sin categoría

Llega el espectáculo multidisciplinario Matices a Chilpancingo

Previo a su debut estelar en el 47 Festival Internacional Cervantino a realizarse durante el mes de octubre en el estado de Guanajuato, el Gobierno del Estado de Guerrero que preside Héctor Astudillo Flores a través de la Secretaría de Cultura a cargo de Mauricio Leyva Castrejón, presentó este sábado en el Auditorio Sentimientos de la Nación, el Espectáculo Multidisciplinario «Matices», un ensamble artístico entre la Orquesta Filarmónica de Acapulco (OFA), Los Hermanos Tavira y la Compañía de Danza Contemporánea de Acapulco. 

Bajo la Dirección del Maestro Eduardo Álvarez y en esta que fue su primera gira a la capital del estado, Chilpancingo como parte de la segunda etapa de la Temporada del Sol, la OFA abrió el programa interpretando «Por Los Caminos del Sur» un tema compuesto por José Agustín Ramírez, considerado el himno no oficial de Guerrero que fue gratamente disfrutado por los chilpancinguenses.

En el evento se contó con la presencia de Jesús López Baza, Subsecretario de Recintos de Secultura y representante del Gobernador Héctor Astudillo Flores.

Con la presentación de “Los Diablos de Teloloapan” a cargo del Diablo Mayor Don Fidel Vicente, inició con sones de tarima y bailes tradicionales, Los Hermanos Tavira mostraron el folklore de la Tierra Caliente al interpretar en su primera intervención las piezas musicales «El Gusto Federal» y «Pichacua».

En un estreno para el público de Chilpancingo y en un ensamble Multidisciplinario entre la Orquesta Filarmónica de Acapulco, el Grupo Musical Los Hermanos Tavira y la Compañía de Danza Contemporánea de Acapulco que dirige el Maestro Serafín Aponte, se presentó el espectáculo «Matices», una propuesta musical con arreglos de orquestación realizados por Cuauhtémoc Tavira que aborda el tema de la migración y muestra la armonización de una obra donde la intensidad de los sonidos combinados con la danza contemporánea y el baile tradicional, llenan de dramatismo el escenario al ser ejecutados de manera enérgica y profesional, por 14 bailarines.

«Sublime», «Camino a Mi Tierra», «Aires de Tierra Caliente», «Delirio Calentano» y «El Otro Lado de la Luna» fueron los temas interpretados en «Matices», un espectáculo que se presentará en el Auditorio del Estado de Guanajuato, el 21 de octubre, como parte del programa de actividades culturales que mostrará Guerrero en la edición número 47 del Festival Internacional Cervantino donde asiste como estado invitado.

En un gran cierre del programa, la Filarmónica de Acapulco, Los Hermanos Tavira y la Compañía de Danza Contemporánea de Acapulco, interpretaron y bailaron «Apasionado Danzón», «Pueblo Nuevo» y «La Tortolita», recibiendo una gran ovación de los asistentes.

Fuente: Secretaría de Cultura Guerrero

Categorías
Sin categoría

El Royal Winnipeg Ballet llegará al Auditorio Nacional como parte del 47 Festival Internacional Cervantino

El Royal Winnipeg Ballet, una de las compañías de danza más importantes del mundo y la más antigua de Canadá, llegará por primera vez al Auditorio Nacional el próximo 15 de octubre, como parte de la presencia del 47 Festival Internacional Cervantino en la Ciudad de México para presentar Going Home Star, la aclamada puesta en escena del coreógrafo Mark Godden, considerada una de las obras más conmovedoras del repertorio de esta agrupación. 

A través de danza contemporánea, la puesta en escena narra la historia de los internados residenciales indígenas, bajo un sistema diseñado en el siglo XVII para que los niños nativos asimilaran la cultura de los conquistadores que fundaron Canadá. La propuesta artística es un viaje al pasado y al futuro que deja claro que sin verdad no hay reconciliación social.

Fundado en 1939 por Gweneth Lloyd y Betty Farrally, el Royal Winnipeg Ballet es la primera y única compañía de Norteamérica en tener la designación Royal, título otorgado en 1953 por la Reina Isabel II. En 1996, André Lewis se volvió su director artístico y junto con el coreógrafo Mark Godden han dado un nuevo enfoque sobre lo que el ballet debe ofrecer al espectador y a la energía que debe fluir dentro del espectáculo.

The Handmaid’s TaleDráculaEl Cascanueces y Moulin Rouge son algunos de los títulos producidos por la agrupación, lo cual revela su búsqueda de equilibrio entre las tradiciones clásicas de Europa y la nueva estética del ballet contemporáneo.

Producida por encargo de la Comisión para la Verdad y Reconciliación de Canadá —organismo que tiene como misión informar y concientizar a los canadienses sobre la represión a los pueblos nativos—, Going Home Star forma parte de una estrategia nacional para integrar y reconocer a los pueblos originarios de ese país.

Es un ballet que nace de la necesidad de integrar a las comunidades indígenas de Canadá y reconocerlas, al tiempo que da testimonio de las acciones llevadas a cabo hace más de 400 años para «canadienizar» a los hijos de los nativos, al arrebatarlos de sus familias para llevarlos a escuelas residenciales y así desaparecer su cultura. Inspirado en recopilaciones de testimonios de sobrevivientes de dichas escuelas, esta puesta en escena sirve como prueba de sanación de esa deuda histórica.

El título se refiere a Keewatin, como la nombran los Cree —uno de los más grandes grupos amerindios considerados First Nations en América del Norte—, astro que al estar por encima del eje norte de la Tierra parece permanecer inmóvil en el cielo. También se le conoce como Polaris o Estrella del Norte, una guía nocturna en el manto celeste que los antiguos nativos de Norteamérica seguían para poder volver a su hogar.

La protagonista de la trama, Annie, es una joven indígena que trabaja como estilista en un elegante salón de la ciudad, asiste a fiestas, pasa las noches en clubes con atractivos jóvenes y disfruta de todo lo que su madre le advirtió que podría afectarla.

Es así como conoce a Gordon, un embaucador que se hace pasar por indigente, quien la lleva a un mundo que siempre ha percibido, pero que nunca ha visto. Juntos, no sólo recorren las calles de la ciudad, sino también los caminos de sus antepasados, en un viaje en el que la joven descendiente de los antiguos pueblos canadienses se reencuentra y reconcilia con sus orígenes, luego de haber vivido inmersa en el mundo contemporáneo.

Tras su estreno en 2014, la obra fue elogiada por los medios canadienses The Star y Canadian Broadcasting Corporation (CBC); que destacaron su «forma visceral y accesible» y la describieron como «inspiradora». De igual forma aclamaron la «excepcional» coreografía y al personal involucrado en la producción.

El equipo creativo de la puesta en escena está conformado por profesionales reconocidos del ballet norteamericano. Entre ellos, destacan el coreógrafo Mark Godden, el guionista Joseph Boyden y el compositor Christos Hatzis.

Mark Godden, coreógrafo de la pieza escénica, ha realizado obras originales para algunas de las compañías de ballet más prestigiosas del mundo: Boston Ballet, American Ballet Theatre y Royal Winnipeg Ballet, destaca su trabajo como coreógrafo residente en esta última.

La historia de Going Home Star fue escrita por Joseph Boyden, novelista y guionista canadiense ganador del First Novel Award de Amazon por su primera novela Three Day Road (2005) y acreedor del Scotiabank Giller Prize por Through Black Spruce (2008), su segundo trabajo. Boyden estudió escritura creativa en la Universidad de York y en la Universidad de Nueva Orleans. Posteriormente dio clases en el Northern College de Toronto y actualmente forma parte de la Universidad de Columbia Británica.

La música está a cargo del greco-canadiense Christos Hatzis, ganador del Premio Juno, que otorga la Academia Canadiense de las Artes y las Ciencias, y considerado uno de los compositores más importantes en Canadá. Su álbum Constantinople (2006) fue aplaudido por la crítica y descrito por la revista Toronto Star como un trabajo único en la historia de la música canadiense.

Hatzis invitó a participar en este proyecto a talento de origen indígena, como Tanya Tagaq, cantante inuit de garganta, ganadora de los Juno Awards y reconocida por sus colaboraciones con la islandesa Björk y el grupo estadounidense Kronos Quartet. También contó con Steve Wood, fundador junto con sus hermanos Randy y Earl del grupo Northern Cree Singers, banda de cantantes y tambores powwow fundada en 1982, la cual cuenta con seis nominaciones al Grammy y dos más a los Juno Awards, cuyos integrantes son descendientes de los Cree, comunidad indígena del norte de Canadá.

La obra musical de Christos Hatzis para esta pieza coreográfica destaca por su carácter ecléctico, ya que combina sonidos electrónicos con instrumentos acústicos de los pueblos nativos, así como géneros clásicos con música contemporánea. El medio canadiense The Globe and Mail señaló que su trabajo en esta obra es probablemente la mejor composición musical para un ballet jamás creada en el país.

Tina Keeper, la productora asociada, es de ascendencia Cree y fue miembro del parlamento canadiense. El montaje cuenta con el diseño escenográfico de KC Addams, artista de ascendencia indígena, reconocida por crear obras de arte que se inspiran en la cultura popular y la ciencia ficción para abordar los problemas sociales contemporáneos.

El diseño de vestuario está a cargo de Paul Daigle, quien ha desarrollado una gran mancuerna creativa con el coreógrafo Mark Godden en el Royal Winnipeg Ballet.

Tras presentarse el viernes 11 de octubre a las 20:00 horas y el sábado 12 de octubre a las 12:00 y 20:00 horas en el Auditorio del Estado, en Guanajuato, Going Home Star llegará al Auditorio Nacional en el marco de las actividades del Festival Cervantino en la Ciudad de México, el cual regresará al foro capitalino después de cuatro años de ausencia. Por su consolidación en el ámbito internacional de las artes, el festival ocupa un lugar especial entre los cuatro más importantes de su tipo en el mundo.

Este año, el encuentro llega a su edición 47 y se ha convertido en un espacio donde convergen música, ópera, teatro, danza, artes plásticas, literatura y medios audiovisuales. Debido a su relevancia nacional e internacional, el festival fue reconocido con tres preseas de las Lunas del Auditorio, en 2014, 2016 y 2018.

Royal Winnipeg Ballet: Going Home Star se llevará a cabo el martes 15 de octubre a las 20:30 horas en el Auditorio Nacional (Reforma 50, Bosque de Chapultepec).

Fuente: Secretaría de Cultura Federal

Categorías
Sin categoría

Christa Cowrie, fotógrafa de lo sublime, recibió la Medalla al Mérito Fotográfico

La mente y la mirada de Christa Cowrie se mantienen en estado de alerta. A cuatro años de su “retiro” de los escenarios, aquellos donde acechó en la oscuridad el instante de máxima expresión de bailarines y actores, la fotógrafa sigue observando las fuerzas de la naturaleza, ahora en la danza de las olas, la manera en que se encrespan, agolpan y suavizan frente a la Playa de San Agustinillo, en la costa oaxaqueña. 

Es un mar muy distinto al de Hamburgo, el puerto alemán donde nació hace 70 años, pero queda claro que le gusta el horizonte, la comunión de los azules. Antes de charlar sobre lo que ha sido una vida dedicada a las imágenes, por la cual recibirá la Medalla al Mérito Fotográfico en el 20 Encuentro Nacional de Fototecas, del Instituto Nacional de Antropología (INAH), decide su comida del día: sopa y un huachinango empanizado acompañado con papas.

Con un animoso acento alemán —que mantuvo pese a que llegó a México siendo adolescente, a bordo de un trasatlántico—, se advierte por teléfono que lleva una vida plena. Asegura que su vía para alcanzarla ha sido la fotografía, porque a través de ella “aprendes a ver al ser humano, a reconocerlo, a entenderlo. Casi como un psicólogo, sin necesidad de hablar”.

Ese afán de querer comprender lo que acontece, bajo un acto que sincroniza la mente y el ojo, le llevó a la fotografía. En la Casa del Lago, donde Lázaro Blanco daba sus cursos, aprendió a ejecutar en blanco y negro; y a color, con Carl Miller, fotógrafo de National Geographic, y con Guillermo Aldana, precursor de la icónica revista México desconocido. Hablando de referentes, tiene muchos, pero rescata la interpretación de las formas de la danza moderna en la lente de Barbara Morgan, célebre por sus retratos de la bailarina Martha Graham.

Quizá más conocida por su registro de artes escénicas, Cowrie jamás soslaya la que fue su gran escuela, el diario Unomásuno, del que fue fundadora, proyecto al cual se sumó tras el golpe a Excélsior, en 1976, donde laboró brevemente. Al respecto, destaca la visión de Manuel Becerra Acosta para crear un periódico que fomentó el llamado “Nuevo periodismo” en la prensa mexicana.

El director de Unomásuno fue consciente de llevar una imagen potente en la primera plana, “y dio a los fotógrafos la importancia que tienen sobre el hecho, porque la toma no sólo informaba, sino que editorializaba, brindaba una posición sobre los sucesos y servía al análisis político. Por eso, en esta época tuvimos el acierto de decir: ‘una imagen vale más que mil palabras’, y logramos ese impacto gracias a que siempre contamos con toda la libertad y la exigencia para trabajar”.

En tiempos convulsos, cuando la migración desde Centroamérica regresa a los titulares, Cowrie evoca los semblantes de los refugiados guatemaltecos que por vez primera vieron el mar frente a las playas de Campeche, esto a inicios de los años 80, periodo en que el gobierno mexicano abrió sus fronteras a los vecinos del sur que huían de la dictadura. Esa cobertura la realizó junto a Jeanette Becerra Acosta, y le resultó impactante.

Esa acción de acogida —reitera–, tuvo mucho que ver con la denuncia ejercida desde el Unomásuno; al igual que los amplios reportajes dedicados a trazar una radiografía de la miseria en México, la cual fue “sumamente analizada, tomada en cuenta, aunque poco se ha cambiado. Todos esos reportajes fueron destacados como información principal, verídica y bien investigada”.

Después de 12 años en la fotografía política y la documentación social, la fotógrafa méxico-alemana viró a las artes escénicas, un cambio de rumbo que le resultó natural porque durante buen tiempo practicó la danza y el retrato de esta disciplina. “Me permitió mantener la mente en estado de alerta. Es un curso intensivo de agilidad mental, porque requieres capturar el momento preciso en pleno movimiento del cuerpo.

“Hay un momento muy sublime en la ejecución del bailarín, el cual sólo es reconocido por el fotógrafo que ha dedicado muchas horas a entender en qué consiste la danza. Se trata de capturar el momento preciso en que el ejecutante trasciende su proceso de entrenamiento y eleva todos sus sentidos a través del movimiento dancístico. Es un instante sutil y debes tener un equipo de primera para cacharlo, porque a veces ocurre bajo una luz poco óptima. Si lo logras, tienes una imagen de fuerza expresiva única”.

De la danza admira el rigor y el compromiso total del bailarín con su cuerpo, la compenetración de su expresión con la música y la escena, algo que encuentra aún más atractivo en la danza contemporánea y la danza butoh, como lo deja ver su invaluable acervo legado a los centros nacionales de Investigación, Documentación e Información de la Danza “José Limón” (CENIDI Danza); y Teatral, “Rodolfo Usigli” (CITRU), ambos del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura.

Muy pocos, como Christa Cowrie, pueden preciarse de haber registrado tal cantidad de compañías teatrales y dancísticas, nacionales y extranjeras, una labor que realizó durante 16 años como fotógrafa del Festival Internacional Cervantino. A vuelo de pájaro, menciona Delfos, Contempodanza…, y reserva un lugar especial al Ballet Nacional de México —al que retrató por años— y a su directora Guillermina Bravo, el cual por 58 años fue el semillero más importante de bailarines y coreógrafos del país.

El galardón que recibió el 22 de agosto, junto con sus colegas Bob Schalkwijk y Maya Goded, en el arranque de las actividades del 20 Encuentro Nacional de Fototecas, en Pachuca, Hidalgo, reconoce más de cuatro décadas de una trayectoria, cuyos registros son ya un referente —si se quiere hablar de la historia del fotoperiodismo— del fotodocumentalismo y de las artes escénicas en México. Colecciones que están bajo resguardo no sólo del CITRU y del CENIDI Danza, sino del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM (77 mil piezas fotográficas, entre impresiones y negativos a color y blanco y negro) y del Museo Nacional de Culturas Populares.

Generosa como el mar, Cowrie da la impresión de no ejercer el apego, porque como ella misma expresa: “La fotografía hay que vivirla, con toda su pasión, con toda su intensidad ¡Hasta la médula! Hay que estar comprometido con este maravilloso instrumento que es la cámara, convertirlo en una extensión más de tu cuerpo, tus huesos, tus venas, dejar que fluya dentro de ti”.

Fuente: INAH