Categorías
Sin categoría

Celebra Morelos décimo aniversario del Festival Internacional de Danza

Autoridades de la Secretaría de Turismo y Cultura (STyC) y de la compañía de danza contemporánea “Fóramen M. Danza que invita a la acción” anunciaron el décimo Festival Internacional de Danza “Morelos, tierra de encuentro”. 

Este importante evento se realiza del 28 de octubre al 10 de noviembre en Cuernavaca, teniendo como invitado especial al reconocido coreógrafo y bailarín hindú Rakesh Sukesh.

Luz María García Besné, subdirectora de Teatro de la STyC, aseguró que desde la dependencia se otorga un apoyo total al esfuerzo de las comunidades artísticas del estado, con la intención de que estudiantes, artistas y público se reúnan para fortalecer el quehacer dancístico que se está realizando en la entidad.

“Este festival ofrece actividades gratuitas, es una ventana de oportunidades para que el público y los artistas locales tengan un acercamiento directo con diversas disciplinas a través de los grandes maestros y compañías que estarán en Morelos”, enfatizó.

Durante el anuncio, Marcos Ariel Rossi, director del Festival Internacional de Danza “Morelos, tierra de encuentro”, detalló que la inauguración formal será el lunes 04 de noviembre en el Teatro Ocampo, con un programa de danza Butoh y danzas de la India, bajo la presentación en Morelos de Sergio Flores, de Butoh-performance; Shaktala, danzas del sur de la India; y Liliana Ordoñez de Butoh Danza Contemporánea.

Agregó que del jueves 07 al sábado 09 de noviembre a las 19:00 horas se presentarán diversas funciones gratuitas de danza contemporánea, multidisciplinaria y circo por parte de invitados de talla nacional como Contempodanza de Cecilia Lugo, Cuerpo Mutable de Lydia Romero, y Suspendidos, compañía de circo de Alejandra Ibáñez.

También se realizará un encuentro con creadores contemporáneos el sábado 09 a las 13:00 horas en Teatro Ocampo, donde se abordará el trabajo en colaboración, las estrategias de creación y las diferentes visiones de las artes escénicas en la actualidad.

Aunado al taller gratuito de creación de aéreos que habrá en el Centro de Desarrollo Comunitario Los Chocolates para artistas que ya manejan técnicas como trapecio, telas y aros; entre muchas más actividades del programa de este festival internacional que pueden consultarse en www.cartelera.morelos.gob.mx

Para finalizar, el coreógrafo y bailarín hindú Rakesh Sukesh confirmó que estará trabajando con un grupo de bailarines procedentes de diferentes partes de la República Mexicana y del mundo, por 10 días en Morelos, para elaborar una pieza que se mostrará el miércoles 06 de noviembre en el Teatro Ocampo a las 19:00 horas.

Fuente: Secretaría de Turismo y Cultura Morelos

Categorías
Sin categoría

El Teatro de la Danza Guillermina Bravo cumple medio siglo como icono de la expresión dancística contemporánea

El Teatro de la Danza Guillermina Bravo celebrará 50 años de vida. La inauguración de este espacio, que se ha convertido en el escenario dancístico más importante del país y referente del género contemporáneo, se llevó a cabo el 19 de septiembre de 1969. 

Sobre los espectáculos que se presentaron en esa ocasión con motivo de su apertura, existen dos testimonios. Uno consigna que los ballets Clásico de México, Autóctono y Mexicano de Ciudad Juárez y Nacional de México ofrecieron diversas presentaciones en su temporada inaugural.

El Ballet Clásico de México, que era la compañía oficial del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), conformado por Laura Urdapilleta, Sonia Castañeda, Jorge Cano, Susana Benavides y Francisco Martínez, presentó del 19 al 21 de septiembre las coreografías: Bachianas, de Nellie Happee; Dúo, de Bodyl Genkel; Huapango, de Gloria Contreras y 8 invenciones, de Manuel Parrés, bajo la dirección general de Clementina Otero de Barrios.

El Ballet Autóctono y Mexicano de Ciudad Juárez, dirigido por el profesor Francisco Xavier Flores, ofreció un programa sobre Mito y brujería de la sierra Tarahuamara, del 25 al 27 de septiembre, en tanto que el Ballet Nacional de México, bajo la dirección de Guillermina Bravo, cerró la temporada con el estreno de la coreografía Los magos, de la propia maestra y bailarina; Refrán del soñador, de Rossana Filomarino; Daguerrotipos, de Federico Castro; Acertijo, de Luis Fandiño y El desierto, de Raquel Vázquez, del 28 al 30 de septiembre de 1969.

El otro testimonio refiere que el teatro abrió sus puertas con el montaje de la obra Zaratustra, dirigida por el Alejandro Jodorowsky, en la que participaron los actores Carlos Ancira, Isela Vega, Héctor Bonilla, Jorge Luke, Susana Karmini y Álvaro Carcaño.

Ubicado en el Centro Cultural del Bosque, el Teatro de la Danza Guillermina Bravo fue diseñado por el arquitecto Ramiro González del Sordo. Inicialmente fue un espacio de preparación para los alumnos de la Academia de la Danza Mexicana. Posteriormente, a instancias de la maestra Clementina Otero, durante su gestión como jefa del Departamento de Danza del INBAL, se destinó a espectáculos de danza y sede del Ballet Clásico de México dirigido por Otero, quien también dio cabida al teatro experimental.

Al poco tiempo se convirtió en el escenario dancístico más importante de México y actualmente es un referente para el impulso, desarrollo y difusión de la danza contemporánea.

Durante estos 50 años se remodeló en varias ocasiones. En 1981 se amplió el foro para albergar a lo más destacado de la danza, así como a los grupos independientes y a las compañías de danza apoyadas por el INBAL, como Ballet Nacional de México, Ballet Independiente, Ballet Teatro del Espacio y Compañía Nacional de Danza Folklórica. A la fecha se presentan pequeñas y grandes agrupaciones del país, además de artistas y grupos extranjeros.

El 13 de junio de 2018 el recinto se nombró Teatro de la Danza Guillermina Bravo, apelativo con el que se reconoce, por un lado, a una mujer que fue crucial en el desarrollo de la danza nacional y, por otro, a un recinto que se ha posicionado como un espacio emblemático del quehacer escénico en nuestro país.

Depositario de una tradición

“Hace 50 años no había un teatro igual. Se trata de un espacio invaluable que fue parteaguas en México, sobre todo por la época en la que surgió, ya que acababa de pasar el movimiento del 68 y el país vivía una crisis; la comunidad artística estaba en la incertidumbre, así que, como una forma de reivindicación, se creó el Centro Cultural del Bosque que incluía, por supuesto, el Teatro de la Danza”, comentó Francisco Bejarano, director general del Grupo Artístico Mexicano Macuilxóchitl, fundado en 1980.

Como un teatro icónico lo define Cecilia Lugo, fundadora, coreógrafa y directora de Contempodanza. “En lo personal creo que es el mejor teatro que hay para danza en el país. Tiene una isóptica perfecta, es cálido, tiene las medidas precisas, la iluminación es de calidad y se genera una cercanía con el público inigualable. He presentado aquí mis mejores obras… Vi cuando lo construyeron, ladrillo tras ladrillo, cuando pusieron la primera piedra”, manifestó.

Por su parte, Laura Rocha, bailarina y coreógrafa de la compañía Barro Rojo desde 1986 y directora artística de la misma agrupación a partir de 1994, expresó que la importancia de este teatro radica en haber sido el primero para esta disciplina artística. “Sienta un precedente en los teatros públicos del país. En lo personal, está profundamente arraigado en mi vida profesional. Me cobijó en mi etapa de estudiante… Para mí representa un espacio de experiencias y aprendizajes. El Teatro de la Danza, ahora llamado Guillermina Bravo, es un recinto emblemático de la cultura mexicana, específicamente de las artes escénicas. Y para Barro Rojo ha sido un testigo y cómplice de nuestra historia y crecimiento”.

Óscar Ruvalcaba Pérez, coreógrafo, bailarín y maestro, también opinó sobre la trascendencia del Teatro de la Danza Guillermina Bravo. “Es importante que sea un espacio dedicado exclusivamente a este arte. En ese sentido, creo que es como un santuario donde se va a ver, entender y revisar la danza en todos sus géneros. Es un foro donde se cultiva el espíritu de la danza y es depositario de una tradición. Lo que me resulta interesante es que este teatro tiene esa posibilidad como ave fénix, que se quema en sus propias cenizas y luego resurge más esplendoroso y fuerte; creo que esta es la condición constante de la danza en México, siempre al límite. Por eso este teatro es un espacio privilegiado”.

Guillermina Bravo, figura central de la danza mexicana del siglo XX

Durante su infancia, Guillermina Bravo (Chacaltianguis, Ver.1920—Santiago de Querétaro, Qro. 2013) recorrió gran parte del territorio del país, debido al trabajo de su padre, lo que probablemente logró que ella recibiera un conocimiento amplio de las distintas culturas mexicanas.

Sus estudios de danza clásica, moderna y folclórica los hizo en la Escuela Nacional de Danza dirigida por Nellie Campobello, en el Conservatorio Nacional de Música y en el estudio de la maestra Estrella Morales, donde fue descubierta por la bailarina y coreógrafa estadounidense Waldeen von Falkenstein, quien la invitó a participar en el Ballet de Bellas Artes.

Posteriormente continuó su desarrollo técnico y junto con Ana Mérida fundó y dirigió la Academia de la Danza Mexicana. Con Josefina Lavalle estableció la Compañía de Ballet Nacional que, a partir de 1991, se ubicó en Querétaro como el Centro Nacional de la Danza Contemporánea.

Guillermina Bravo realizó la coreografía de más de 20 obras teatrales. Además de elaborar programas técnicos de enseñanza de la danza y de coreografía, en 1969 coadyuvó a instaurar los primeros cursos intensivos de danza contemporánea para estudiantes de la UNAM; más tarde fundó el Seminario de Danza Contemporánea y Experimentación Coreográfica (UNAM-Ballet Nacional). Contribuyó a la organización de la Facultad de Danza en la Universidad Veracruzana (1975) y fundó el Ballet Nacional del Centro Nacional de Danza Contemporánea en Querétaro (1990-1991).

Durante la existencia del Ballet Nacional de México, Guillermina Bravo atrajo para trabajar en conjunto a destacados literatos, compositores, escenógrafos, maestros y críticos que aparecieron, a lo largo de varias décadas, en los programas de mano como colaboradores de la compañía, entre otros, Emilio Carballido, Mario Lavista y Carlos Monsiváis. Fue merecedora de premios y reconocimientos, como el Nacional de Danza José Limón (1989), el Nacional de Ciencias y Artes en el área de Bellas Artes en 1979 y la Academia de las Artes la designó Miembro honorario.

Actividades de aniversario

Para conmemorar este medio siglo de vida, el INBAL, a través de la Coordinación Nacional de Danza, ha preparado varias actividades que tienen el propósito de recuperar la memoria dancística del recinto.

Mediante el programa Anuario coreográfico. Ganadores del Premio INBAL-UAM se dará voz a quienes han sido merecedores del Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga, vía streaming en el canal de YouTube de la Coordinación Nacional de Danza, los viernes, la primera se realizó el 13, y continuarán los días 20 y 27 de septiembre, a las 10:00 horas.

En Travesías en el Teatro de la Danza, bailarines que han pisado el escenario de este recinto compartirán sus experiencias en un conversatorio colectivo, que tendrá lugar en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo el martes 24 de septiembre, a las 18:00 horas. El mismo día, de manera previa, se inaugurará la exposición fotográfica Bitácora de viaje. 50 años del Teatro de la Danza, alusiva a aquellos artistas que le han dado vida a este espacio.

Asimismo, la revista Interdanza publicará el álbum fotográfico Efímero y eterno. El Teatro de la Danza en imágenes, edición especial en la que se registrarán los mejores momentos de las puestas en escena del recinto. Fuente: INBAL

Categorías
Sin categoría

¿Qué pasaba en los noventa? Danza UNAM y Danza Capital presenta: Memoria de los noventa

Memoria de los noventa es un programa dancístico que recupera cuatro obras coreográficas de los años noventa. A través de un lenguaje de movimiento innovador y contundente, los jóvenes creadores se hicieron escuchar y generaron propuestas atrevidas, novedosas y llenas de contenido. 

Los coreógrafos invitados para este programa son: Gabriela Medina, Rolando Beattie y Mauricio Nava, quienes con Cecilia Lugo presentan en este programa cuatro piezas coreográficas de muy diferente formato, y cuya propuesta escénica y lenguaje de movimiento es muy diversa

La pieza que abre este programa es De regreso a la esperanza, de Mauricio Nava, estrenada en 1999, en el marco del Premio INBA-UAM. Representa la ópera prima de su coreógrafo y el nacimiento de El Circo Contemporáneo, danza multidisciplinaria.

En esta primera propuesta se perciben elementos que Nava ha continuado experimentando y trascendiendo a través de los años, y que actualmente le dan un sello característico a sus obras, como la utilización de la voz acompañando la danza y la iluminación siempre adecuada y precisa.

Rolando Beattie presenta ¿La memoria no tiene camino de vuelta?, pieza estrenada en 1998, que retrata la dulzura y ternura del amor.

De Gabriela Medina se presenta Fábula de Hilario, estrenada en 1995, año en el que fue ganadora del primer lugar en el XVI Premio INBA-UAM.

El programa lo cierra Prólogo de los vientos de Cecilia Lugo, estrenada en 1993, coreografía en la que se reconocen los unos en los otros, más allá de los límites estrictos que las convenciones escénicas han señalado a las disciplinas teatro y danza, para encontrar así lo que tiene en común: la aspiración de encarnar lo Otro en el otro.

Danza Capital, dirigida por la coreógrafa Cecilia Lugo, es una compañía de danza que nace en la Ciudad de México en 2012, como una iniciativa de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México dentro de un programa que privilegia el desarrollo de la cultura en general, y de la danza en particular, en los ámbitos sociales y culturales de nuestra ciudad capital.

Esta compañía de danza contemporánea representa un espacio de experimentación dancística y residencia, que se abre como opción de profesionalización para generaciones de estudiantes recién egresados de escuelas especializadas de danza y, en particular, la Escuela de Danza Contemporánea del Centro Cultural Ollin Yoliztli.

Cecilia Lugo

Directora Artística

Egresada del INBA como bailarina de danza clásica, realizó estudios complementarios en La Habana, Cuba, y en Nueva York, Estados Unidos en David Howard Studio y American Ballet Center dirigido por Robert Joffrey. Cursó la Licenciatura en Estudios Latinoamericanos en la UNAM, y es egresada de la UDG como Licenciada en Artes Escénicas. Formó parte de las compañías más importantes de danza en México como: Ballet Folklórico de Amalia Hernández, Compañía Nacional de Danza Clásica del INBA y Ballet Teatro del Espacio. En 1986 fundó Contempodanza, de que es directora, coreógrafa y maestra.

Ha realizado más de 50 obras coreográficas, mismas que se han presentado en los mejores escenarios de México y a nivel internacional. Su obra se ha presentado en importantes Festivales en España, Alemania, Francia, Argentina, Chile, Perú, Estados Unidos, Canadá y República Checa. Dirige el Proyecto “Joven Danza Capital” desde julio de 2012.

Fuente: Difusión Cultural UNAM

Categorías
Sin categoría

Danza Capital, compañía invitada de la temporada “De todo como en botica”

Viernes 13 de noviembre 2015. En la Plaza Roja de la universidad Autónoma Metropolitana, unidad Xochimilco, se presentó Danza Capital, una iniciativa de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, bajo la dirección de la coreógrafa Cecilia Lugo. Foto: Maritza Ríos/Secretaría de Cultura.

Con el programa Antología coreográfica la Compañía Danza Capital estuvo como invitada de la temporada “De todo como en botica”, organizada por el Centro Cultural “Los Talleres” A.C., con funciones la semana pasada. 

Dirigida por Cecilia Lugo, el proyecto formado en 2012 para impulsar a las nuevas generaciones de estudiantes, sobre todo de la Escuela de Danza Contemporánea del Centro Cultural Ollin Yoliztli (CCOY), presentó un mosaico de propuestas que muestran tres maneras diferentes de crear durante la década de los ochenta, noventa y en la actualidad.

El programa está conformado por las piezas Y amanecerá (1981), de Arturo Garrido; Prólogo de los vientos (1993), de Cecilia Lugo, y Fugitivos (2018), de Etzalli García y Xanath Jaimes, ambos bailarines de Danza Capital.

En entrevista la experimentada coreógrafa, bailarina y directora Cecilia Lugo precisó que Y amanecerá refleja lo que vivieron los estudiantes en la década de los ochenta y sus protestas ante el gobierno, mientras que Prólogo de los vientos fue un experimento en el que traspasó las fronteras del teatro y la danza, para así “potencializar las expresiones”.

“Esta serie de bailes son reflejo de las transformaciones que ha vivido la sociedad mexicana, y qué mejor que el arte para contar y representar de manera entretenida estos cambios”, subrayó Lugo.

“De todo como en botica” es un proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), que del 7 al 30 de junio reúne propuestas coreográficas contemporáneas de diferentes autores y generaciones

Fuente: Secretaría de Cultura CDMX