Categorías
Sin categoría

Francisco Murguía o el amoroso encuentro de la danza y la fotografía

francisco murguia nitzarindani vega

Francisco Murguía o el amoroso encuentro de la danza y la fotografía

Por Óscar Flores Martínez

El pasado 20 de julio trascendieron mensajes enviados por bailarines –no por ninguna compañía de danza o institución cultural– a través de la red social Facebook con la noticia del fallecimiento del fotógrafo de danza Francisco Murguía.

Noticia triste por múltiples aspectos. No sólo porque tanto la Danza como la Fotografía en México pierden uno de sus principales exponentes, sino también porque don Panchito fue siempre un ser cálido, generoso, siempre amable y gentil con los bailarines y con todo aquel que gravitara en torno a su área profesional.

Su muerte, también evidenció que en los procesos de documentación e investigación, la danza en nuestro país continúa teniendo grandes y muy severas lagunas. Pese a que la importancia de Francisco Murguía se despliega en dos grandes vertientes: primero como artista de la lente especializado en danza y, no menos importante, como fotógrafo y videasta que documentó de manera exhaustiva y profesional el trabajo de una de las compañías más importantes del país, no hay una entrada de su vida y obra en los diccionarios biográficos especializados, así como tampoco una semblanza en los principales libros del Taller Coreográfico de la UNAM (TCUNAM)… al menos hasta la memoria del XXX aniversario de la compañía.

Seguramente alguna semblanza habrá en libros posteriores o en alguna(s) de la(s) revista(s) que la compañía universitaria edita periódicamente donde se refiera a su vida y obra.  En tanto sólo de él se habla que ingresó al TCUNAM en 1988, la acreditación de una miríada de sus fotos en libros y revistas, así como mencionar que recibió algún premio en algún concurso fotográfico.

Circunstancia adversa adicional. En la fecha de su deceso, toda la UNAM se encuentra de vacaciones, por lo que no se ha generado aún ninguna información al respecto. Menos una actualización en sitios web.

Muy seguramente las informaciones y los homenajes post mortem vendrán una vez que la UNAM resucite de su letargo vacacional. Sin embargo, esto no atenúa o acentúa en nada la importancia artística y del registro histórico que hizo Francisco Murguía. Estas trascienden omisiones y merecidos descansos veraniegos.

Desde su nacimiento, la fotografía ha tenido un vertiginoso proceso evolutivo. La fotografía de danza –especialización relativamente reciente– no ha sido la excepción, así como tampoco el trabajo de Francisco Murguía.

Su ejercicio profesional transitó desde la fotografía analógica en blanco y negro, para luego transitar a la fotografía analógica en color, hasta llegar a la fotografía digital. Por lo tanto, Francisco Murguía aún realizó el revelado en cuarto oscuro hasta incursionar en la manipulación de la imagen en computadora.

Don Panchito alcanzó un alto grado de refinamiento en sus fotografías en blanco y negro. En esta fase depuró sus principales virtudes: trasladar exitosamente a la imagen fija los diseños corporales y espaciales de las coreografías, capturar en el momento exacto el punto culminante del gesto, así como lograr capturar hermosas texturas de los telones de fondo o del vestuario.

El tránsito a la fotografía de danza en color –analógico o digital– fue para don Panchito un proceso de reto y continuo perfeccionamiento, enfrentando las dificultades que la era digital plantea a los fotógrafos, experimentando, aprendiendo de la azarosa y acelerada vía del acierto-error.

Por todo ello, era emocionante ver las cortas exposiciones que el TCUNAM programó regularmente cada temporada en el vestíbulo de la sala Miguel Covarrubias con su obra.

Acerca de su labor documental, Francisco Murguía dejó para el acervo de la UNAM muy probablemente más de 20 mil fotografías que no sólo fueron tomadas durante las funciones, sino durante la creación de obra, ensayos, remontajes, eventos académicos y sociales, ruedas de prensa, entre un largo etcétera.

El TCUNAM es sin duda la compañía mexicana que mejor tiene registrado su repertorio. Fue una feliz inquietud que desde sus orígenes tuvo la agrupación universitaria. Por ello la dirección le encomendó ampliar su labor e incursionar en la videograbación de los procesos de creación de obra, ensayos y funciones.

Estas grabaciones cumplen de manera notable su función de registro, de ser una herramienta para que las coreografías del TCUNAM puedan ser repuestas de la manera más exacta posible por futuras generaciones de bailarines, en un país en donde no existe la cultura para leer alguna notación dancística.

Don Panchito no fue el único fotógrafo ni videasta del TCUNAM. En el grupo pueden apreciarse otras maneras de ver y registrar la danza. Pero es innegable que Francisco Murguía consiguió muchas de las imágenes icónicas del TCUNAM y de la danza basada en el ballet en la segunda parte del siglo XX y primeras décadas del siglo XXI.

Categorías
Sin categoría

Socorro Bastida, Jurado de IV Concurso Pasión por la Danza

11798132_542411645912732_2093059388_n

Socorro Bastida

Inició su educación en danza a los ocho años de edad. Se graduó en la Escuela Nacional de Danza de Bellas Artes –ahora Escuela de Danza Nellie y Gloria Campobello.
Ha sido integrante de las Compañías de los Ballets de la Ciudad de México, Ballet Russe del Coronel de Basil, Ballet de George Balanchine y William Dollar, Ballet de Nana Gollner y Paul Petroff, Ballet Clásico de México, Ballet Moderno del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), Ballet de Cámara, Ballet de Cámara Jazz, Ballet de Alicia Alonso.
Fue becaria de instituciones como The School of American Ballet de New York; School of the Royal Ballet, Londres; Texas Christian University, Fort Worth, Texas: Faculty Teachers Annual Summer School; Universidad de Chichester, Londres.
Recibió la Medalla al Mérito de la Confederación Interamericana de Profesionales de Danza (Ciad), la Medalla Una Vida en la Danza, la Medalla Ignacio Manuel Altamirano como Reconocimiento Docente durante 40 años, la Medalla por Desempeño Académico y la Medalla de la Academia de la Danza Mexicana LX Aniversario.
Fungió como Coordinadora Nacional de Danza Clásica y Contemporánea del IMSS durante 14 años (1973-1987), Subdirectora de la Escuela Nacional de Danza Contemporánea en el Sistema Nacional para la Enseñanza Profesional de la Danza (1989-1992), Directora del Seminario del Taller Coreográfico de la UNAM (1993-2008), Secretaria Académica de la Especialidad en Danza Clásica de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea (2008-2012).
Continúa impartiendo clases como maestra titular en la misma escuela, cumpliendo 50 años de servicios prestados en apoyo a la docencia, la investigación y a la difusión del patrimonio artístico de México. Así como reconocimiento también del INBA de Mujeres en el Arte por su trayectoria docente y profesional

Categorías
Sin categoría

IV Concurso Pasión por la Danza

11793404_541891805964716_288941330_n

Tu sueño empieza en la barra y culmina en el escenario. IV Concurso Pasión por la danza. 15 y 16 de noviembre.Todos los géneros, los mejores jueces

Bases

Ficha de inscripción
Mayores informes:

Liliana Flores

Teléfono: (55) 44448807

Celular: 04455 4011 1381.

Correo electrónico info@pasionporladanza.org

http://www.facebook.com/pasion.porladanzadf

https://produccionespasionporladanza.wordpress.com

Categorías
Sin categoría

Japón nos mostró un poco de la Danza Butoh

11778207_541891725964724_1098665030_n

Japón nos mostró un poco de la Danza Butoh

“En silencio” fue la obra interpretada por Makiko Tominaga, procedente de Japón, la cual llenó el Foro la Bodega de la ciudad de Morelia, siendo la primera vez que la intérprete y esta obra se presentan en México.

Un solo de danza butoh realizado por Makiko, sorprendió a más de alguno de los espectadores, pues sin una sola pieza musical la japonesa interpretó una obra totalmente improvisada, pues la propuesta es “dar todo en un estado natural”.

De acuerdo a lo que sucedió alrededor, principalmente de manera sonora, emocional, corporal y energética, fue como ella comenzó a construir sus movimientos artísticos. Movimiento por movimiento se completó una muestra de alrededor de 45 minutos.

“En silencio” es una obra que surgió de la necesidad de Makiko para abrirse, desde la neutralidad y el silencio. La obra fue pensada como plataforma para entregarse al instante, dando a entender que no hay nada predeterminado, solo existe el cuerpo suspendido en un dialogo con lo incierto, mientras algo surge, otra cosa al mismo tiempo se está desvaneciendo.

“En silencio” es un trabajo donde la escucha y los movimientos íntimos y personales encuentran una conexión con el interior y exterior.

En cuanto a la trayectoria de Makiko se debe decir que fue integrante de la compañía japonesa Dairakudakan de 1978 a 1991. En el año de 1993 viajó a Berlín donde trabajó como bailarina y coreógrafa en distintas compañías. Ha realizado presentaciones en Alemania, Italia, Rusia, México, Dinamarca y Chile.

Fuente: Secretaría de Cultura de Michoacán

Categorías
Sin categoría

IV Concurso Pasión por la Danza

11774252_540496299437600_1427875286_n

Perfecciona tu danza bajo la mirada de los mejores maestros. IV Concurso Pasión por la danza. 15 y 16 de noviembre.Todos los géneros, los mejores jueces.

Bases

Ficha de inscripción
Mayores informes:

Liliana Flores

Teléfono: (55) 44448807

Celular: 04455 4011 1381.

Correo electrónico info@pasionporladanza.org

http://www.facebook.com/pasion.porladanzadf

https://produccionespasionporladanza.wordpress.com

Categorías
Sin categoría

Culminó el XVIII Festival Internacional de Danza Contemporánea

11787479_540496116104285_1403734321_n

Culminó el XVIII Festival Internacional de Danza Contemporánea

El XVIII Festival Internacional de Danza Contemporánea de Morelia llegó a su fin la tarde del pasado viernes. La última presentación estuvo a cargo del grupo Circo Contemporáneo Danza Multidisciplinaria Guanajuato, con la obra titulada “Dos pasos” en el teatro Ocampo.

El festival concluyó con el estreno de dicha obra, que es una versión extendida de la obra “Dos pasos” propuesta número 43, que el año pasado ganó el Premio Nacional de Danza y el premio a Mejor Iluminación  en el Encuentro Nacional de Danza Guillermo Arriaga, en Guadalajara, Jalisco.

Mauricio Nava, encargado de la dirección, diseño de iluminación, responsable artístico y técnico, tiene 15 años de trayectoria en el ámbito dancístico y es reconocido como uno de los mejores coreógrafos mexicanos.

El grupo Circo Contemporáneo Danza Multidisciplinaria inició en el Distrito Federal pero cinco años después se trasladó a la ciudad de Guanajuato. Actualmente cuenta con seis miembros, de los cuales tres de ellos se encuentran becados.

Catalogada como una de las compañías más vanguardistas de la danza en México, se han presentado en distintos festivales, muestras, mercados y escenarios de México, E.U.A, Canadá, Cuba, Guatemala, Argentina, Chile, Uruguay, Ecuador, Brasil, Portugal, República Checa y Alemania.

Próximamente se presentaran en el festival ONESCO de Guadalajara, tienen una invitación a España y estarán trabajando en un proyecto de formato largo que presentaran más adelante junto con su video propuesta de danza.

“Cerrar el festival, es una emoción muy maravillosa, un honor, se siente la confianza que nos tienen los organizadores del festival, a los cuales se los agradezco muchísimo” Comentó Mauricio Nava minutos antes de entrar al escenario.

Al finalizar la presentación se entregó la “Melisa”, el reconocimiento por su participación en el festival a los grupos que tuvieron presentaciones en San José de Gracia y Tlalpujahua y por supuesto a Circo contemporáneo danza multidisciplinaria.

A las 8:55pm se dio por clausurado el XVIII Festival Internacional de Danza Contemporánea, y horas antes también terminó el coloquio Internacional de Danza.

Fuente: Secretaría de Cultura de Michoacán