Regresó a México la bailarina india Sujata Mohapatra, figura internacional de la danza odissi

Sujata Mohapatra, una de las figuras icónicas de la danza odissi en el mundo, se presentó por segunda ocasión en México para mostrar la belleza de este género originario de India. La intérprete fue la invitada especial de la función que organizó la agrupación mexicana Guru Kripa Odissi el pasado domingo 16 de junio en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo del Centro Cultural del Bosque. 

Para la compañía es de gran importancia contar con la colaboración de la bailarina, ya que su misión ha sido difundir el legado de las danzas tradicionales de India. La presencia de Mohapatra fue posible gracias al apoyo de la Casa de Cultura de India en México, la primera institución promotora del arte y la cultura de la nación asiática en nuestro país.

La interpretación de la artista india Sujata Mohapatra resalta particularmente por su estricto apego al estilo y por sus movimientos líricos, los cuales son la personificación de la gracia y de la perfección técnica de la escuela de Kelucharan Mohapatra. Todo lo aprendido lo ha compartido con aquellos que han mostrado su interés por la danza odissi a través talleres impartidos en India y en países como Estados Unidos y Rusia. Su labor ha sido reconocida con numerosos premios.

Margam. La senda del odissi, programa que presentó Guru Kripa Odissi México, estuvo integrado por cinco piezas que ofrecieron a los asistentes a una experiencia a través de la fusión de la música, la danza y la poesía.

La primera pieza es Mangalacharan, danza que marca la entrada de los bailarines al escenario para invocar la bendición de Jagannath y tener un comienzo auspicioso. La segunda es Batu, baile de técnica pura que representa una ofrenda en honor al señor Batuka Bhairava, uno de los 64 aspectos de Shiva. Abhinaya, la tercera, es una representación de un bhava o emoción profunda expresada en una canción, que tradicionalmente proviene del Geeta Govinda, poema de amor en sánscrito del siglo XII.

Pallavi es la cuarta pieza. Si bien es una danza pura y elaborada, su patrón rítmico es como el desarrollo de una flor: belleza in crescendo. El raga (ritmo) se desarrolla de forma gradual para crear un tapiz de música y movimiento. La última es Moksha, que significa salvación: la liberación definitiva de la experiencia de la vida humana y la integración del alma con la divinidad.

Guru Kripa Odissi México es un colectivo independiente formado en la Ciudad de México a finales de 2016, con alumnas del bailarín indio Soumya Bose, quien a partir de 2015 visita el país dos veces por año.

Las integrantes de la compañía que iniciaron su entrenamiento en la danza odissi desde inicios de la actual década en el Centro Cultural de la Embajada de India en México viajaron a Balasore, Odisha, India, para recibir su enseñanza en una escuela tradicional. A su regreso a nuestro país quisieron difundir lo que se conoce como sadhana, es decir, la práctica de la danza con el legado y la técnica directa del afamado coreógrafo indio Kelucharan Mohapatra.

Fuente: INBAL

El Encuentro Internacional Al Ándalus presentará en México cuatro compañías dancísticas

Actividades artísticas, académicas y formativas sobre el legado árabe-andalusí de nuestro país integrarán la programación del primer Encuentro Internacional Al Ándalus en México. Supervivencias e imaginarios que se desarrollará en diversos espacios de nuestro país del 27 de mayo al 2 de junio. Se trata de un evento que reunirá a artistas, investigadores, estudiantes y público en general dentro de un espacio de diálogo y reflexión que abordará un capítulo de la historia de México y de Iberoamérica que es poco conocido. 

La creadora y directora del encuentro, Lilia Zellet-Elías, señaló que se trata de un evento que permitirá compartir información de lo que fuimos como mexicanos dentro de nuestra historia. “Al Ándalus fue el reino que fundaron los musulmanes en España y que no sólo fue musulmán, sino católico y judío, y que fue el antecedente de lo que somos ahora como mexicanos”, dijo. 

Dentro de la programación académica en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo del Centro Cultural del Bosque se ofrecerán cuatro espectáculos dancísticos basados en la raíz árabe-andalusí de México. El primero estará a cargo del grupo Sefarad que presentará la obra Si me olvidare mi lingua el jueves 30 de mayo a las 20:00 horas.

“Es un grupo conformado por músicos mexicanos totalmente identificados con la cultura sefardita que presentará un espectáculo que integra poesía antigua y anónima con un eje que une muchas de las partes de la obra, los fragmentos de una carta del periodista francés Marcel Cohen y una bailaora que representa a España en este trayecto”, señaló Mónica Unikel, representante del pueblo sefardita-judío.  

Dijo que se trata de un espectáculo emotivo que inicia con el edicto de expulsión de los judíos de España en 1492 y como eso deriva en la llegada de los judíos a la Nueva España. “Al final hay dos canciones contemporáneas escritas en ladino y que hablan del ofrecimiento de la nacionalidad española a todos los que muestren que tienen un origen sefardí y el conflicto que esto conlleva dentro de una reflexión muy interesante”.

Por otro lado, la Compañía Marien Luevano estará presente el viernes 31 de mayo a las 20:00 horas con la obra Alma. “Es parte de un espectáculo que integra coreográficas que tienen que ver con los puntos cardinales visto desde la cosmogonía de México, además de que ofreceré una coreografía relacionada con el tema del encuentro. Integra una farruca, una alegría y una granaína con la participación de Ulises Martínez, un músico tradicional del flamenco mexicano que imprime un toque distinto a la obra.

“En la guitarra estará el mexicano Gerardo Ameztique y en el cante José Díaz El cachito que es un joven que radica en México desde hace tiempo y con el que trabajo comúnmente. Espero que el público se acerque a vernos y participemos todos dentro de este encuentro”, agregó.  

El sábado 1 de junio a las 19:00 horas tocará turno al Ensamble Egiptanos, dirigido artísticamente por la propia Lilia Zellet-elías. “Es un ensamble que desde sus inicios se ha dedicado al diálogo entre culturas que forman parte de México. Estas culturas que no se reconocen pero que finalmente engrosan la sangre de la identidad mexicana”.

Explicó que dicha agrupación ofrecerá el programa Morisma: Espejismo mexicano que integra música sefardí, árabe, gitana, flamenca y mexicana. “Traemos una versión que vale la pena escuchar de Granada de Agustín Lara, pero cantada en árabe, buscando esas sonoridades que quedan perdidas en nuestra historia. Es algo que será muy interesante de compartir con el público”.

Finalmente, el 2 de junio a las 18:00 horas se presentará el proyecto Camino Al Ándalus, como parte del eje formativo del encuentro. “Camino Al Ándalus es un colectivo de danza que tiene 116 bailarines de distintas compañías que presentarán danza medieval, flamenca, oriental, morisca y popular mexicana para intentar, por medio de la danza, contarle a México cuáles son sus orígenes y compartir lo que fortalece nuestras raíces culturales”, dijo Zellet.

Fuente: INBAL