El Teatro de la Danza Guillermina Bravo, uno de los recintos más importantes para los exponentes de la danza

Hace más de medio siglo se creó un espacio considerado pionero para el arte dancístico nacional: el Teatro de la Danza Guillermina Bravo, escenario en el cual han manifestado sus cualidades artísticas innumerables bailarines de México y del extranjero.

Fue el 19 de septiembre de 1969 cuando se inauguró con una inolvidable función del Ballet Clásico de México. Desde entonces se ha posicionado como uno de los recintos más importantes para los exponentes de la danza.

La historia del Teatro de la Danza inició cuando al arquitecto Ramiro González se le encomendó la tarea de hacer un foro para esta disciplina dentro de la Unidad Artística y Cultural del Bosque (hoy Centro Cultural del Bosque). Su equipo de construcción visitó varios teatros en Inglaterra, Estados Unidos y la antigua Unión Soviética, con el fin de conocer la técnica más avanzada que se requería para esta clase de edificios.

Durante sus primeros años, el recinto sirvió como una plataforma para los alumnos que se formaban en este arte, especialmente los de la Academia de la Danza Mexicana. Más tarde, la maestra Clementina Otero —en ese entonces jefa del Departamento de Danza del INBAL— se dio cuenta del potencial de este espacio y de la necesidad de ampliar su campo de acción, fue así como se abrieron las puertas a grupos de danza experimental para que presentaran sus propuestas.

Entre los proyectos que activaron sus primeros años destacan las famosas Temporadas (III y III), en las cuales se programaban a grupos de diferentes géneros que ofrecían una variedad de producciones de esa época. Algunas de las agrupaciones que participaron fueron el Ballet Nacional, el Ballet Independiente y la maestra Pilar Rioja, principalmente. Otra actividad fue el Ciclo Danza, que ofrecía funciones todos los fines de semana a precios populares. En 1979 y 1980 se presentaron grupos como el Ballet Nacional de México, el Ballet Independiente, la Compañía Nacional de Danza, la Compañía de Danza Contemporánea de la UV, Danza Libre Universitaria y Ballet Teatro del Espacio.

La afluencia de artistas y público iba en ascenso, por lo que fue necesaria su remodelación. Una de las más relevantes se registró en 1994, bajo la administración del entonces coordinador nacional de Danza, Jorge Domínguez; cambiaron el techo y las butacas, se diseñó el lobby, reubicaron los sanitarios en la planta baja, además de poner un telar, la tramoya fue colocada en la parte superior del foro, se creó una oficina y la dulcería. El teatro estuvo cerrado aproximadamente nueve meses, tiempo en el cual las funciones se presentaron en otras sedes: Sala Miguel Covarrubias y Teatro Arq. Carlos Lazo de la UNAM, algunas incluso en el Museo Nacional de Antropología.

La lista de personalidades y agrupaciones que se han presentado en este escenario es extensa, desde las de amplia trayectoria como las contemporáneas, entre ellas la Compañía Nacional de Danza, Barro Rojo Arte Escénico, Delfos, Contempodanza, Antares, Compañía Tania Pérez-Salas, Nemian, La Cebra Danza Gay, la Compañía Nacional de Danza Folklórica, Tándem y Contradanza.

Del extranjero se ha contado con la presencia de reconocidos artistas: Quasar (Brasil), Entorse y Compagnie Didier Théron (Francia); Compagnie Marie Chouinard (Canadá), EIRA (Portugal), Rubberband (Canadá), Taketeru Kudo, Tadashi Endo y Ko Murobushi (Japón), Compañía Flamenco Rosario, Sebastián García Ferro y Lanònima Imperial (España); Halcón de Oro (Perú), Álvaro Restrepo (Colombia) y Colectivo Clá (Costa Rica), entre otras.

En 2018, nueva faceta del Teatro de la Danza Guillermina Bravo

El 13 de junio de 2018 este recinto inició un nuevo ciclo al renombrarlo Teatro de la Danza Guillermina Bravo, como tributo a una de las máximas representantes de la danza nacional: la maestra Guillermina Bravo (1920-2013).

Consolidado como un referente del movimiento escénico en México, se refrenda —a 52 años de su inauguración— como un escenario obligado para los artistas que han encontrado en la danza su forma de expresión.

Fuente: INBAL

Comentarios