La bella durmiente del bosque tras bastidores

La_bella_durmiente

 

La bella durmiente del bosque tras bastidores

La Compañía Nacional de Danza (CND) del Instituto Nacional de Bellas Artes no deja al azar ningún factor. Además de los arduos ensayos con los bailarines que interpretarán los roles principales en el ballet La bella durmiente del bosque, también sus suplentes deben estar preparados a la perfección.

No podemos dejar de lado que pueda ocurrir cualquier percance, señala antes de comenzar el ensayo Mario Galizzi, coreógrafo invitado cuya versión se escenificará los días 21, 23, 25 y 28 de octubre en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes. Los suplentes deben estar preparados para entrar a escena ante cualquier contingencia, agregó.

Poco a poco llegan los bailarines al salón de ensayos. Algunos ataviados con calentadores de tela en las piernas, otros con botas acolchadas para mantener la temperatura de los pies. También hay quienes arriban con tutú en mano y atuendos que los transformarán, de simples mortales, a príncipes, princesas, hadas y la corte entera del rey Florestán XXIV. La transformación es paulatina. Unos a otros se ayudan a ceñirse corsés, abrochar camisas y colocarse accesorios. Todos tienen que estar impecables.

La música comienza y aparecen en escena el rey y la reina. Ella, con la pequeña Aurora en brazos, presenta feliz a la niña ante sus súbditos. La melodía cambia de tono súbitamente, es el anuncio de la llegada de Carabosse (Maléfica). El hada, vestida completamente de negro y portando una larga capa con plumas, lanza una maldición a la recién nacida después de no haber sido invitada a tan relevante evento.

El hada de las lilas (Bondad), acompañada de su séquito, realiza una bella danza en la que las bailarinas demuestran su virtuosismo en las puntas. Es la antesala para el duelo de poderes que sostendrán el bien y el mal.

El siguiente cuadro que se presenta ante la vigilante y crítica mirada de Galizzi es una danza en la que los bailarines portan guirnaldas de flores. El coreógrafo argentino, creador de esta versión, mostró agrado o desacuerdo respecto a los movimientos con su expresión. Al finalizar, se dirigió a los maestros con el objetivo de hacerles las observaciones correspondientes para que cualquier error que pueda desmerecer la obra se corrija.

Es así como después de 25 años de no pisar el Palacio de Bellas Artes, La bella durmiente del bosque se prepara para despertar e irradiar la magia que la envuelve y que ha provocado que los boletos para todas sus funciones se encuentren agotados.

La versión coreográfica de Mario Galizzi, basada en la original de Marius Petipa, con música de Piotr Ilich Chaikovski e inspirada en el cuento homónimo de Charles Perrault, contará con la participación de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes.

La obra consta de un prólogo y tres actos. Las funciones de los días 21 y 28, ambas a las 17:00, se transmitirán en vivo de forma gratuita en https://livestream.com/inba y se proyectarán en la pantalla gigante ubicada en el corredor Ángela Peralta como parte del programa La cultura a-pantalla.

Fuente: INBA

Comentarios