Los anhelos y necesidades de la mujer actual, elemento sintetizador de Yo, Carmen

maria pages

 

Los anhelos y necesidades de la mujer actual, elemento sintetizador de Yo, Carmen

Vivencias cotidianas de mujeres de diferentes nacionalidades, con ocupaciones tan diversas como escritoras, amas de casa o directoras de museos, fueron las que alimentaron durante año y medio al personaje colectivo Yo, Carmen, nombre de la pieza creada por María Pagés y El Arbi El Harti que llegará a la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes el próximo jueves 6 de septiembre a las 20:00 para cerrar la Temporada de Danza 2018 en el recinto de mármol.

La directora y fundadora de María Pagés Compañía destacó que en la pieza coreográfica se abordan muchos aspectos de la vida de la mujer. Por un lado, su papel como transmisora de conocimientos a los hijos, por otro, la relevancia de la adquisición de conocimientos para su formación. “La educación es lo que ha provocado el desnivel entre hombres y mujeres. Cuando una mujer accede a la educación, es cuando empieza a tomar su papel en la sociedad”, señaló.

En videoconferencia desde Madrid y al lado de su esposo El Arbi El Harti, explicó que empezaron a trabajar a partir de su visión de la mujer actual, sus anhelos y necesidades. La bailarina española afirmó que Yo, Carmen no es una versión más del personaje creado por Georges Bizet, más bien lo que pretende “es dar voz a la mujer, cuestión que ni en la novela ni en la ópera está claro, en la novela ella no es la protagonista”.

Aseveró que “la idea de hacer Yo, Carmen se fue gestando poco a poco, de manera natural. Tenía que llegar en el momento justo, no podíamos haberla enfrentado antes, necesitaba más creencia como mujer”.

Al respecto, El Arbi El Harti, dramaturgo de la pieza y codirector de la compañía, mencionó que Yo, Carmen fue creada cuando María tenía 50 años. “Una bailarina flamenca se plantea una reflexión sobre el cuerpo y todos los elementos que conforman el mundo donde se mueve, como desea y como ama a partir de los 50 años. De los 16 a los 40, el tiempo es dilatado; a partir de los 50, el tiempo se empequeñece”.

A lo largo de su carrera, a María Pagés le han ofrecido interpretar a Carmen ya que reúne las características del personaje del cual siempre se ha sentido atraída, pero a la vez, de forma invariable, ha sentido algo de reparo intuitivo debido a la forma en la que es planteada en el relato.

De ello, El Arbi El Harti indicó que la novela es el producto de una visión orientalista del francés Prosper Mérimée, quien estudia los arquetipos sobre el otro, por eso presenta ese personaje libidinoso, sensual, personaje que nace, crece y se desarrolla en la fantasía masculina, no es una creación femenina, nace de la mitología masculina sobre lo que es la mujer.

En cambio, Yo, Carmen es una revisión a la novela y ópera desde la sensibilidad de una persona real, española, flamenca, bailarina y contemporánea.

“Los ecos de la Carmen de Bizet están allí, pero les damos la vuelta, los aterrizamos a la realidad, los contextualizamos a partir de un ser real: María Jesús Pagés, un ser real, una sevillana”.

Fuente: INBA

 

 

 

Comentarios