Seducción, evocación impresionista en danza del sentimiento amoroso

cedprodac

 

Seducción, evocación impresionista en danza del sentimiento amoroso

Diferentes códigos dancísticos se han fusionado en un peculiar montaje que busca exaltar el sentimiento del amor por medio de la representación de parejas que se encuentran, se buscan, se atraen y se desgarran.

Seducción es el título de esta propuesta realizada por el artista Hamid El Kabouss (Marruecos/Francia) con el talento de los bailarines del Centro de Producción de Danza Contemporánea (Ceprodac) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

La pieza es una coproducción internacional entre el Ceprodac y el Instituto Francés de América Latina / Embajada de Francia en México. Se estrenará el viernes 6 de julio a las 19:00 en el Teatro Raúl Flores Canelo. Ofrecerá dos funciones más el sábado 7 y domingo 8 de julio a las 18:00 en el recinto del Centro Nacional de las Artes (Cenart). La entrada será libre.

Esta pieza marca el inicio de una fructífera relación binacional que beneficiará a la danza contemporánea de ambos países, explican Marco Antonio Silva y Eleno Guzmán, directores del Ceprodac.

“Consideramos que cualquier proyecto internacional representa un puente de conexión sensible con otras realidades y contextos, lo que proporciona experiencias que nos enriquecen tanto como artistas, como seres humanos y ciudadanos. Por ello exhortamos a continuar bailando entre países y culturas, haciendo de la danza contemporánea un lenguaje universal que seduzca la mirada de sus habitantes”, comentaron.

La presencia de Hamid El Kabouss es significativa, ya que se trata de un creador que forma parte de esa nueva ola de artistas que revolucionan el arte escénico en los escenarios y festivales europeos en la actualidad; su estilo se ha caracterizado por trabajar con las danzas urbanas, como el break dance, con el cual ha ganado campeonatos mundiales.

Hamid inició su carrera en acrobacia y profundizó en técnicas de hip-hop, explorando las fronteras entre este y la danza contemporánea. Su motor artístico es lo humano y el vivir juntos. En sus trabajos de creación escénica, comúnmente libera su visión de la sociedad desde su perspectiva como migrante. Ha realizado coreografías para numerosas instituciones en como son Montpellier Danse, ZAT, l’Opera Orchestre National de Montpellier, el Théâtre Jean Vilar y la Casa Musicale de Perpignan. En 2017, Hamid se convierte en coreógrafo asociado de la escena nacional d’Ales.

El artista estableció su compañía MIM·H en Montpellier (Francia) y cuando conoció la danza contemporánea quedó flechado, por lo que inició un riguroso diálogo físico y discursivo que ha devenido en trabajos dancísticos que enamoran la mirada del espectador tanto por su energía y virtuosismo, como por su creciente complejidad en términos de narrativa y contenido.

Su obra Seducción es muestra de su singular estilo. El artista usa todas las potencialidades del lenguaje corporal y convoca los códigos de la danza contemporánea, del hip-hop e incluso de la acrobacia y el humor, para recortar el espacio, diseccionar gestos y movimientos, evocar de manera impresionista el sentimiento amoroso.

Durante 60 minutos el espectador verá en el escenario la representación de un bar donde las parejas se encuentran, buscan, seducen y desgarran. La coreografía desarrolla en una sucesión de escenas —como espejos que amplifican y multiplican los gestos— secuencias que juegan con el contraste y la oposición. Danza de energía y contacto. Seducción cruza las miradas y las actitudes para construir y desglosar movimientos y sentimientos. Los cuerpos, vectores de emociones, expresan o revelan sentimientos y dejan su huella en el espacio: los gestos se cambian, evolucionan; se convierten en movimientos que unen o alejan.

Los bailarines que interpretan Seducción son Yansi Méndez / Alejandra Corona, Samantha Nevarez, Guillermo Obele, Sergio Anselmo Orozco y Ángel Garnica. La música es de Camille Saint-Saëns, Philip Glass, Stavros Lantsias y Antonio Sánchez. El diseño de iluminación de Rafael Mendoza y la escenografía de Jesús Lugo.

Fuente: INBA

Comentarios