Pieza interactiva observa al individuo y el espacio dentro del transporte público

28190931_1014962471990978_322659677_n

 

Pieza interactiva observa al individuo y el espacio dentro del transporte público

Una reflexión sobre las distancias, el comportamiento, el espacio y la cercanía de los cuerpos en el transporte público plantea el Simulador Escénico CABRA, propuesta interdisciplinaria performática a presentarse los sábados y domingos del 17 al 25 de febrero en el Paseo de las Jacarandas del Centro Nacional de las Artes.

El proyecto creado por Producciones El Día D, realizado con apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), se basa en el texto Cabra de José Alberto Gallardo. Es dirigido por Yoatzin Balbuena, Luis Escárcega y Sixto Castro Santillán.

La pieza, explica Luis Escárcega en entrevista, es un evento interdisciplinario que hace dialogar a las artes vivas con la tecnología audiovisual y la antropología, para generar un suceso que invita a la reflexión sobre la proxémica, concepto que Edward Hall emplea para definir la manera en la que los individuos de una sociedad organizan las distancias entre los cuerpos en los espacios públicos.

“Quisimos referirnos al transporte público de la Ciudad de México, a lo que se vive ahí, a la extravagancia, la violencia, los encuentros, las casualidades, y las cosas buenas y malas que pasan cotidianamente. De manera particular empezó en el metro pero posteriormente se analizaron otros espacios, como el metrobús y el microbús”, explicó Escárcega.

Apuntó que el texto de José Alberto Gallardo habla de una manera no lineal sobre los impulsos y las sensaciones que ocurren en un viaje en el transporte, desde la violencia hasta la empatía, desde lo erótico hasta lo desagradable que se vuelve normalizado.

Para este montaje se creó una plataforma que junto con un túnel de gasa simula el confinamiento de un transporte. Sobre la gasa se proyecta un video en el que se registraron paisajes y algunas situaciones cotidianas que se pueden observar desde la ventana de un transporte público, pero que también podrían ser posibles imaginarios del que viaja.

“No estamos tratando de representar el transporte público sino de dislocar las miradas hacia las percepciones y las sensaciones que tienen los cuerpos al estar confinados de manera a veces muy larga junto a otros cuerpos. Se trata de ver cómo reaccionan estos cuerpos a este confinamiento bajo nuestros constructos sociales”.

Escárcega expuso que el simulador es una obra interactiva y un hibrido peculiar pues se dialoga con los asistentes desde el teatro físico, la danza, y la multimedia.

“Es un escenario que simula un transporte desde una mirada no convencional con el que invitamos al público a un nuevo viaje dislocado. Se puede interactuar constantemente con un performer que justo promueve la acción dramática y la acción del empuje de los cuerpos, del encuentro, del afecto o de la violencia”, abundó.

Aclaró que el asistente no es un espectador sino un actuante de la simulación de un viaje dentro del vagón, quien también define las lecturas y reflexiones de la obra que se pueden dar sobre las convenciones sociales, el tener un cuerpo cerca, por ello el que el cupo sea para máximo 40 personas.

“Creemos que con este número de asistentes todavía es posible observar-vivir el evento y obtener una experiencia lúdica y confrontante que promueva la reflexión sobre las decisiones que toman nuestros cuerpos en el viaje cotidiano”.

Luis Escárcega mencionó que a pesar de que para la pieza hay una partitura de sucesos fílmicos y de interacción entre los tres performers que participan en el montaje (Atanasio Cadena, Michele Abascal y Yadira Salvador), el público es el que estructura el suceso completo de la pieza.

“Los espectadores son los que a través de su percepción de miedo, angustias o amabilidad y empatía generan las diversas lecturas de nuestro proyecto, por ello cada función es muy especial y diferente”.

El creador escénico informó que en la pieza todo público puede participar. “Consideramos es una gran oportunidad para que las personas sin distinción se vean a la cara y tomen decisiones juntos sobre cómo conducirnos en el transporte público, así como reflexionar, discutir y accionar”.

Además de las funciones, el dispositivo espacio-audiovisual, en formato loop, estará abierto para que el público transite a través de él del lunes 19 al viernes 23 de febrero, a las 19:00 horas, y se reproducirá el video que exhibe ambientes y paisajes.

“Son dos caras de nuestro dispositivo, la pieza interdisciplinaria y el video, que son muy interesantes y tienen una función distinta, esperamos que todo el transeúnte que esté por el Paseo de las Jacarandas se quiera subir un ratito a este transporte”.

En el Cenart, el Simulador escénico CABRA ofrecerá su cuarta temporada. En 2017 ofreció funciones en Casa ACTUM, el Foto Museo Cuatro Caminos, y en el Instituto de Cultura y Formación Teatral Akana, en Irapuato, Guanajuato.

Las funciones con performers del Simulador Escénico CABRA, tendrán lugar el 17, 18, 24 y 25 de febrero a las 19:00 horas en el Paseo de las Jacarandas del Centro Nacional de las Artes, ubicado en Río Churubusco No. 79, esquina Calzada de Tlalpan, colonia Country Club. Entrada libre, cupo limitado a 40 espectadores.

Fuente: Secretaría de Cultura / DAF

 

Comentarios