Guangdong Modern Dance Company hace un homenaje a la esencia espiritual de la pintura de tinta de agua

22811552_951350091685550_1958517458_n

 

Guangdong Modern Dance Company hace un homenaje a la esencia espiritual de la pintura de tinta de agua

Este fin de semana, el público guanajuatense del Festival Internacional Cervantino recibió con entusiasmo a Guangdong Modern Dance Company, con el montaje Más allá de la caligrafía, una apuesta por la contemplación y el movimiento del cuerpo.

La directora y coreógrafa Liu Qi ha logrado que Guangdong trascienda los discursos del folklor asiático para sumergirse en una propuesta innovadora, la cual echa mano de la disciplina y espiritualidad regional para sustentar sus propuestas.

Desde su estreno en 2005, Más allá de la caligrafía (Beyond Caligraphy) es uno de los montajes más importantes de la agrupación, quien lo ha presentado cerca de un centenar de veces en los escenarios más destacados del mundo.

La propuesta de danza está dividida en dos momentos. El primero, denominado Sobre la caligrafía, desarrolla cinco cuadros cuyos movimientos buscan destacar la esencia de los escritos chinos. Con cinco bailarines en escena, sorprende el manejo de la iluminación, cuya función es primordialmente generar límites, marcar recorridos y dotar de una enorme belleza con cada trazo de los cuerpos.

Paisaje en tinta lavada es el nombre del segundo episodio en dónde la estridencia y velocidad del cuerpo desaparece. El fondo del escenario se ilumina con siete cicloramas que proyectan una serie de imágenes: nubes, el fondo del mar, la neblina en los bosques, entre otras.

Se trata de un homenaje a la esencia espiritual de la pintura de tinta de agua, en específico al equilibrio que debe tener la tinta y el agua para quedarse perfectamente sobre el papel.

Dos bailarines en el escenario inician un sofisticado lenguaje coreográfico, partiendo del movimiento casi nulo. Los brazos y el torso parecen competir contra una fuerza invisible que los mantiene atados, como impávidos ante las imágenes y la música. La belleza contemplativa en su máxima expresión.

Más bailarines se suman conforme van transcurriendo los lentos movimientos, para más tarde, recorren el escenario con una pasividad explícita como sumergiéndose en el espacio zen que se han convocado.

Las “estatuas vivientes” logran concentrarse en un solo punto, en la una única luz a la que parecen, como queriendo alcanzar y nunca lo logran: la tinta entrando plácidamente en un recipiente con agua.

Más allá de la caligrafía de Guangdong Modern Dance Company, se presentará también en el Teatro de la Ciudad de México “Esperanza Iris”, el viernes 27 y sábado 28 de octubre, a las 20:30 y 19:00 horas, respectivamente.

Fuente: Secretaría de Cultura

 

Comentarios