La compañía Andante Danza busca retomar el sentido de la poesía porque detona el movimiento y lo vuelve mágico

14060373_702644539889441_1214759210_o

La compañía Andante Danza busca retomar el sentido de la poesía porque detona el movimiento y lo vuelve mágico

A partir de lo cotidiano, la compañía Andante Danza, fundada en 1999, ofrecerá el programa Biografías imaginarias dentro de la temporada de Grupos Consolidados. La presentación se integra con cuatro coreografías: Saruka, nada es para siempre, Todo se respira nuevamente, Caricias,  así como Vuelos nocturnos, las que hablan de tres momentos importantes no sólo en su vida –dijo el director de la agrupación, Rafael Rosales—sino en la del planeta, donde hay un caos y ya casi nada sorprende.

El programa de Andante Danza se presentará del 25 al 28 de agosto en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque, en el ciclo que es organizado por la Secretaría de Cultura a través de la Coordinación Nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

“A partir de la imagen de lo cotidiano quiero retomar el sentido de la poesía en la danza, cosa que está perdida en muchos momentos. La poesía es un detonador que hace que la danza se vuelva mágica o única y a partir de una imagen seamos capaces de realizar un hecho teatral”, explicó el también director del festival dancístico Solos en Tránsito.

Agregó que las piezas que se bailarán no sólo mostrarán movimiento, pues, dijo, la danza es imagen e intención. “Será una factura que hable de la personalidad de cada uno de los bailarines que se encuentren sobre el escenario. Este programa lo tomé como pretexto para demandar un poco de comunicación frontal en estos tiempos donde casi todo es a través de los dígitos, por lo cual resulta impersonal y fría la comunicación”.

Las piezas coreográficas de Rafael Rosales son Vuelos nocturnos Caricias, ésta creada durante su colaboración de tres años con la compañía Teatri del Vento de la Opera Theatre de Saint-Étienne, Francia.

Caricias, explicó, habla de la soledad, donde se ve a un hombre que camina sobre un espacio blanco, en vértigo todo el tiempo, en una constante persecución que lo único que busca es sonreír al final; mientras Vuelos nocturnos está inspirada en los viajes de noche, como una situación sin sentido anecdótico. Situaciones de un viaje onírico sin saber lo que depara el otro lado del túnel.

Para este programa de Biografías imaginarias, Rafael Rosales contará con la participación de Roberta Grajales, quien además de bailar, será coreógrafa invitada. De ella se interpretarán Saruka, nada es para siempre y Todo se respira nuevamente, pieza estrenada este 2016 en el festival Solos en Tránsito.

Roberta Grajales estudió literatura y busca proyectar la danza a partir de un diálogo o texto. La creativa señaló que Todo se respira nuevamente es un dueto que comparte con su pequeña hija Yuliana, y creó la pieza a partir de La poética del espacio de Gastón Bachelart,  que aborda temas como la poética, el espacio y la imaginación.

De la obra Sakura, nada es para siempre, comentó que está inspirada en el trabajo fotográfico Ashes and snow, de Gregory Colbert, donde explora la sensibilidad poética que comparten los humanos y los animales.

Rafael Rosales, director de Andante Danza es ejecutante en compañías mexicanas con las que ha realizado giras nacionales y en Estados Unidos, Alemania, España, Canadá, Chile y Colombia. Es bailarín invitado en grupos como Contempodanza, Utopía Danza Teatro, Alicia Sánchez y Compañía Antares.

Biografías imaginarias se presentará dentro del ciclo Grupos Consolidados, el 25 y 26 de agosto a las 20:00 horas; el sábado 27 a las 19:00, y el domingo 28 a las 18:00 horas, en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque, ubicado en Paseo de la Reforma y Campo Marte s/n, atrás del Auditorio Nacional.

Fuente: Secretaría de Cultura

Comentarios