La Compañía Momentos Corpóreos celebró su 15 aniversario con el espectáculo Deseos mórbidos

13313927_665971756890053_1854729918_o

 

La Compañía Momentos Corpóreos celebró su 15 aniversario con el espectáculo Deseos mórbidos

 

Deseos mórbidos es el título del espectáculo que ofreció la Compañía Momentos Corpóreos como parte de las celebraciones por su 15 aniversario. Se trata de una coreografía creada por Miguel Ángel Palmeros, director artístico de la agrupación, donde expone su visión de cómo el hombre manifiesta su erotismo ante el caos y la muerte.

Las funciones de esta obra se llevaron a cabo en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque, del jueves 26 al domingo 29 de mayo.

Este montaje fue realizado con el apoyo del Sistema Nacional de Creadores de Arte del FONCA. Se estrenó en el Centro Cultural Los Talleres en 2015 y forma parte de una trilogía donde el tema central es el erotismo.

Entrevistada por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Maribel Michel, directora general de la compañía, dijo que Deseos mórbidos “es una obra que al principio fue concebida sin escenografía, para que sólo a través del cuerpo se pudiera expresar el erotismo en el caos y la muerte, pero ahora el coreógrafo quiso incluir algo de este recurso para que haya mayor claridad en cuanto a la destrucción que hay alrededor de los bailarines”.

Indicó que en la coreografía, los intérpretes buscarán el placer y tendrán diversos encuentros eróticos al mismo tiempo que estarán invadidos por el miedo y horror que gira alrededor de ellos. “Es la búsqueda del placer dentro de una situación de caos y muerte donde el bailarín tiene libertad de interpretación”.

Deseos mórbidos se acompaña de música electrónica experimental de varios autores. El diseño de iluminación es de Gloria Minauro y el vestuario de Federico Sánchez. Al respecto Michel señaló que la música permite crear el ambiente de lo que sucede en escena. El vestuario se realizó en tono grisáceo por el sentido de destrucción que envuelve a la obra y el maquillaje de los rostros está basado en la obra gráfica de Egon Schiele, donde el creador austriaco mezcla erotismo y morbidez para mostrar su propia realidad.

La Compañía Momentos Corpóreos fue fundada en 2001 bajo la dirección artística de Miguel Ángel Palmeros, maestro y coreógrafo con una intensa carrera de casi 50 años en la danza contemporánea mexicana, y la bailarina y maestra Maribel Michel, encargada de la dirección general del grupo.

Realizó su debut en 2002 dentro del Día Internacional de la Danza, y desde entonces, el conjunto se ha presentado en importantes festivales nacionales de danza, así como en teatros del INBA, Centro Nacional de las Artes, UNAM, Sistema de Teatros del Distrito Federal y del interior de la República.

“Somos una compañía que ha evolucionado a lo largo de estos 15 años. Han participado diferentes bailarines y todos han enriquecido a la agrupación en cuanto a interpretación, personalidad y presencia en el escenario. Hemos abordado diferentes temas con obras que solamente son un divertimento y que hablan de movimiento o piezas que tienen un tema en específico”, explicó la bailarina.

Maribel Michel agregó que lo que ha ayudado a la compañía es el trabajo constante, la disciplina, la creación coreográfica y la búsqueda de espacios. “Para mí la danza ha sido mi vida, estar en el escenario me llena de energía y no me puedo concebir dejando de bailar. Ahora empecé a crear obra, dar clases de danza y creo que hay muchas maneras de continuar dentro de la danza, es mi pasión”.

Para la coreógrafa, dentro de la danza contemporánea hay agrupaciones independientes que hacen un muy buen trabajo, pero también existe la contraparte, con propuestas de baja calidad, algo que hace que el público se aleje. “Como artistas depende de nosotros acercar este arte al público. Actualmente hay muchos grupos de danza contemporánea pero hay algunos a los que quizá les hace falta madurar.

“Algo que siempre me dice el maestro Palmeros es que se debe ser honesto en el trabajo, y que si se quiere hacer coreografía, se debe dedicar tiempo para investigar el movimiento de tu cuerpo o de los bailarines con los que vas a trabajar, además de que todo arte te nutre como artista. Todo esto va a ayudar a crear un estilo propio y la manera de comunicarte con el cuerpo”.

Consideró que para contribuir en la difusión de la danza contemporánea también es necesario que las compañías se presenten no solo en recintos ya establecidos y de trayectoria como el Teatro de la Danza, sino en espacios no convencionales. “A veces el público cree que el arte es algo a lo que no puede acceder o no tiene la educación y la cultura, y porque no llevar la danza también a espacios no convencionales, acercarla al público y platicar con él”.

Fuente: INBA

Comentarios