Lo contemporáneo de la danza y nuevos lenguajes escénicos en el Teatro de la Ciudad

Lo contemporáneo de la danza y nuevos lenguajes escénicos en el Teatro de la Ciudad

 Imagen

En su apuesta por abrir camino a las nuevas propuestas dentro de las artes escénicas, y con ello atraer también la atención de públicos más jóvenes, el Sistema de Teatros de la Ciudad de México presentará a finales de mes un programa con tres obras de danza contemporánea que en su factura, además de experimentar con lenguajes más actuales, integran a los medios digitales, en una convergencia entre lo clásico y lo contemporáneo.

Del 25 de junio al 4 de julio, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, se presentará la pieza Dance Dance Dance, creación del artista visual especializado en edición de video Aníbal Conde y la bailarina y coreógrafa Magdalena Leite, los miércoles, jueves y viernes, a las 20:00 horas.

La obra, menciona la coreógrafa, es un experimento escénico en el que se cruza la danza con el cine, la obra es un listado de danzas de películas hechas en vivo.

“La propuesta fue creada por invitación del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) para reflexionar sobre la idea de archivo y movimiento, llegando rápidamente a los archivos de las danzas del cine, pero de cintas que no fueran musicales. Lo que hicimos fue estudiarlas, aprenderlas y llevarlas a escena en un contraste a las danzas del cine que son asociadas con la ilusión”, detalla.

En la ejecución de la pieza, ellos aparecerán con el cuerpo desnudo, como una forma de contraponer cómo se ve un cuerpo de carne y hueso haciendo estos movimientos dancísticos.

El objetivo, explica Aníbal Conde, es dar vida a un material en movimiento con dos lenguajes estéticos distintos: el del cine y el de la danza.

Entre las películas que utilizaron para la realización de la pieza se encuentran: Naranja mecánica (Stanley Kubrick), Mulholland Drive (David Lynch), Belleza americana (Sam Mendes), Gotas que caen sobre rocas calientes (Francois Ozon), Banda aparte (Jean-Luc Godard), Una mujer es una mujer (Jean-Luc Godard), Pulp Fiction (Quentin Tarantino), Fiebre de sábado por la noche (John Badham) y The Hole (Ming-liang Tsai).

En este misma temporada –del 24 de junio al 5 de julio–, pero en el Foyer del Teatro de la Ciudad, el bailarín, coreógrafo e investigador, Bruno Ramri, presentará su proyecto escénico Revenge Porn. La invasión de la privacidad, propuesta que se escapa de algunos parámetros de la danza contemporánea, y experimenta entre técnicas corporales alternativas, como algunas cuestiones del arte postporno, detalla el creador.

Las funciones se realizarán los miércoles, jueves y viernes, a las 21:00 horas, en donde el público formará parte creadora en la creación de éste performance. “Los concurrentes se colocan a mi rededor y vamos co-creando juntos, bajo preguntas, cuestionamiento e interacciones. En este acto se invade la privacidad y se va mostrando un acto íntimo y poético”.

Sobre la idea del proyecto, menciona que nació a partir de una experiencia que tuvo en el 2012 en un festival de danza en Berlín (Alemania), donde precisamente, se dedican a estudiar técnicas corporales alternativas, entre otras experiencias.

Comparte que su formación como bailarín viene de una compañía de danza tradicional, así que a partir de ello, comenzó a romper esquemas de cómo construir una coreografía con base en el cuerpo, pero con la manipulación de la imagen, ya que en esta creación, las artes visuales formarán parte esencial con proyecciones y visuales en pantalla.

 

Clásico, contemporáneo y videodanza

 

Por otro lado, en función única, el domingo 29 de junio, a las 18:00 horas, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, se estrenará en los escenarios de este foro, uno de los más importantes del país, la compañía de ballet contemporáneo Mexico City Ballet (MXCB), con una gala, coproducida entre ellos y la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, a través del Sistema de Teatros.

La función MXCB / Gala Mexico City Ballet, da a conocer Jasmany Hernández, bailarín y director de la compañía, expondrá la alta calidad técnica de los bailarines invitados que cuentan con gran trayectoria, en una propuesta de movimiento clásico contemporáneo poco frecuente. Además de explorar entre la música en vivo y la videodanza.

“Es una función de ballet contemporáneo porque integra bailarines que tienen formación y base clásica; sin embargo, en el proceso creativo pueden descomponer los cuerpos y la rigidez que impera en el que utiliza al técnica clásica de ballet para hacer movimientos más contemporáneos y dar más plasticidad y sensualidad a los cuerpos”, puntualiza el también bailarín de origen cubano, ex integrante del Ballet Nacional de Cuba y solista de la Compañía Nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes, durante nueve años.

Menciona que los integrantes de Mexico City Ballet, pertenecieron mucho tiempo a compañías de ballet clásico, y dentro de ellas es que inició su inquietud por comenzar a generar un repertorio que de alguna manera integrara estas dos corrientes: la clásica y la contemporánea.

Siendo así, su programa estará compuesto por dos obras creadas a partir de los compositores clásicos — Antonín Dvorák y varias suites de chelos de Johann Sebastian Bach–, tomando en cuenta el origen de los bailarines.

En cuanto a la parte musical, indica que en todo el espectáculo habrá música en vivo; además que las suites de Bach, serán interpretadas por una chelista perteneciente a la Orquesta de Cámara de Bellas Artes.

Complementariamente, integrarán al programa una pieza de siete minutos de videodanza, realizada en locaciones exteriores de la Ciudad de México, tratando de mostrar el carácter urbano de la capital.

La compañía busca colocarse como un referente del ballet contemporáneo del país y del mundo. Y aunque el elenco está integrado por bailarines y músicos nacionales e internacionales pertenecientes a diversas agrupaciones artísticas profesionales, son radicados en México desde hace varios años, y esta situación, señala el director de la compañía, hace que no pierda su carácter nacionalista.

Comentarios