El rigor de la danza tradicional vuelve al Teatro de la Ciudad con el Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández

El rigor de la danza tradicional vuelve al Teatro de la Ciudad con el Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández

Imagen 

Con la tradicional danza de los Matachines, Las soldaderas, la Danza de los Quetzales, la Danza del Venado, así como con el brillante folclore jalisciense, regresa al Teatro de la Ciudad Esperanza Iris de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, el Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández, para celebrar 62 años de trayectoria artística.

 

El programa estará divido en dos actos: el primero incluirá la danza de los Matachines, pieza tradicionalmente ejecutada en celebraciones religiosas en la región norte del centro de México. Su origen nace de las costumbres de los pueblos prehispánicos de danzar con sus dioses. Los españoles trajeron con la conquista las danzas de la edad media que subsistían en España y las implantaron en México y desde el siglo XVI se baila en festividades cristianas.

 

Así como el Solo de Mariquita, de la cual se conocen varias versiones en el país y en especial en el Estado de Guerrero, donde se canta en forma de Chilena esta pieza, con Fiesta de Tlacotalpan la compañía recreará los torneos de fandangos que se realizan el 31 de enero en Veracruz, con enormes mojigangas que representan figuras de la vida y leyenda del pueblo, intercaladas con música del Caribe como en época de carnaval.

 

Además de la pieza La Revolución, dedicada a las “soldaderas”, mujeres que combatieron en la Revolución Mexicana, Guerrero–Guerrero, Las amarillas, El gusto (zapateado de tierra caliente que se baila en los pueblos de Zirándaro y Altamirano (Guerrero) y la Charreada, donde se podrá apreciar algunas suertes con soga que se realizan en los lienzos charros.

 

El segundo acto se integrará por la Danza de los Quetzales, antiguo baile que tiene su origen en la leyenda del Quetzal, ave mitológica centroamericana que los indios consideraban sagrada y era símbolo  de la elegancia y belleza.

 

La danza es ejecutada especialmente en el estado de Puebla, por danzantes adiestrados durante meses para personificar a las aves, es ilustrativa de la dignidad, santidad y gracia que los indios atribuían a esta imagen de la divinidad. Las coronas emplumadas que llevan los danzantes tienen poco menos de dos metros de diámetro y requieren una gran práctica por parte del danzante para lograr el asombroso efecto resultante.

 

La danza del Venado, parte del rito propiciatorio que el pueblo yaqui realiza en vísperas de que las expediciones de caza y reproduce con fidelidad asombrosa los movimientos de la presa ambicionada. Por su antigua procedencia y la maestría actual de su ejecución, constituye uno de los mejores ejemplos universales de la magia imitativa.

 

Aparte de estas dos extraordinarias coreografías, los bailarines del Ballet Folklórico de México darán vida en medio de un enredo amoroso con un peculiar ambiente carnavalesco, a personajes del juego popular de cartas “La lotería”; y a ritmo de sones jaliscienses como La Culebra, El Tranchete, La Negra y El Jarabe Tapatío, harán aparecer en el escenario del Teatro de la Ciudad a “Charros” de las “Chinas” y los “Mariachis”, símbolos de la nacionalidad del mexicano, en un desfile de trajes multicolores y deslumbrantes que revivirán una típica fiesta de “kiosco” de las plazas provincianas.

 

 

 

Éxito cimentado en 1952

 

La coreógrafa y bailarina Amalia Hernández, fundadora en 1952 del Ballet Folklórico de México, comenzó desde muy joven una búsqueda permanente por rescatar las tradiciones dancísticas de México, hazaña que se convirtiera en una necesidad vital por proyectar a México y a todo el mundo, la belleza del universo en movimiento desde las culturas precolombinas, las influencias españolas en la época del virreinato hasta la fuerza popular de los tiempos revolucionarios.

 

          

 

Su éxito y reconocimiento internacional obtenido en las primeras giras, se mantiene vigente dejando en cada ciudad del mundo lo que México es a través de su folclore, y un prestigio que se ha hecho presente al recibir más de 400 preseas.

 

Desde los años sesentas, Amalia Hernández y el Ballet Folklórico de México han realizado coreografías para 40 ballets formados por 200 bailarines regionales. En todos ellos la música, el rigor técnico, los elaboradores trajes típicos y las coreografías originales han creado el singular carácter de este Ballet, dirigido actualmente por Salvador López López.

 

El Ballet Folklórico de México se presentará los miércoles 14 y 21 de mayo, 20:30 horas. El Teatro de la Ciudad Esperanza Iris se localiza en Donceles 36, Centro Histórico. Boletos en Taquilla (1719 3000 ext. 2021) y por el sistema Tiketmaster.

Comentarios